Aprueba el Senado garantizar derecho de las mujeres a amamantar en espacios públicos.

Aprueba reforma para considerar como un acto discriminatorio prohibir, limitar o restringir esta práctica  

 

Por unanimidad, el Pleno del Senado de la República aprobó, en sus términos, la minuta que envió la Cámara de Diputados para considerar como un acto discriminatorio prohibir, limitar o restringir el derecho de las mujeres a amamantar en espacios públicos.  

 

El proyecto, que fue avalado con 92 votos y enviado al Ejecutivo Federal, adiciona una fracción al artículo 9 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, a fin de proteger el derecho a la salud de las mujeres que están en un proceso de lactancia.  

 

Además, en el dictamen se destaca que amamantar en espacios públicos ha sido un acto estigmatizado a lo largo de la historia, lo que atenta contra la dignidad de las mujeres y vulnera los derechos de los infantes a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. 


La Organización de las Naciones Unidas reconoce a la lactancia materna como un derecho humano, tanto para la madre corno para los infantes, ya que es esencial para la salud, la vida, la supervivencia y el desarrollo tanto de las mujeres como de los menores.  

 

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Kenia López Rabadán, puntualizó que el Estado mexicano está obligado a promover y proteger la lactancia materna como un derecho para las madres, hijas e hijos, ya que mejora el desarrollo infantil y genera beneficios nutrimentales, reduce la desnutrición y los problemas de salud posteriores.  

 

Al presentar el dictamen, la legisladora destacó que, en México, sólo 28.6 por ciento de menores de seis meses reciben lactancia materna, de manera exclusiva. No obstante, la meta establecida por la ONU es 50 por ciento, por lo que se aspira, con este dictamen, a alcanzar dicha cifra.  

 

Por su parte, el senador Manuel Añorve Baños, presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, aseveró que la adición refuerza el derecho a la salud de las mujeres en proceso de lactancia.  

 

El acto de amamantar, dijo el legislador priista, implica el ejercicio de los derechos a la salud de las mujeres y a la alimentación de los menores, por lo que limitar su práctica no contraviene solamente las disposiciones jurídicas en materia de discriminación, sino que podría violentar otros derechos humanos. 

 

Verónica Delgadillo García, de Movimiento Ciudadano, cuestionó cómo se convierte un acto tan generoso, amoroso y natural, como el amantar a un bebé, en un acto sujeto y objeto de discriminación, críticas y humillaciones. 

 

La exposición del cuerpo, mientras este se considere como una “mercancía”, tiene gran tolerancia; sin embargo, continuó, “cuando cumple su función natural es criticado y hasta se acosa a las madres por la falta de educación y tolerancia, y por el sistema machista que pone en desigualdad y violencia a las mujeres”.  

 

En otro, tema y con 89 votos a favor, el Senado aprobó el dictamen para declarar el mes de julio de cada año como “Mes de la Catarata”, para visibilizar a esta patología como un problema de salud pública de impacto social sustantivo. 

 

Por Morena, el senador José Ramón Enríquez Herrera destacó que objetivo principal de este proyecto es garantizar una verdadera calidad de vida y brindar una nueva oportunidad a los tres millones de mexicanos que sufren y se ven limitados por este padecimiento. 

Post a Comment

0 Comments