Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

Luis Pérez Santiago, te dice, Todo es posible

Segunda parte

El ilustre filósofo de la década de los años 40 del siglo pasado, Leonardo Golfar Vinokur, escribió en su pequeña y, a la vez, gran obra, AusteridadesSoportad vuestros dolores con regocijo; con esperanza y sin humillación. El dolor es crisol. El crisol purifica los metales. El sufrimiento purifica la condición humana. El reino vegetal necesita del azote de los vientos, del rocío y de las lluvias para florecer y fructificar. Los humanos necesitan de las lágrimas y de las asperezas para evolucionar y progresar. Las pupilas derramando lágrimas son los cielos humanales derramando rocío.Estas palabras vienen a colación al sufrimiento del ser humano y del propio Luis Pérez Santiago que padeció en la niñez, adolescencia y parte de la vida adulta, sufrimiento que describo en la primera parte.
Se vale caer, pero no quedarse tirado
El autor comenta, que su libro es un éxito en España, va a entrar en la 5ª. Edición y el texto ha formado parte de todas las escuelas de Couching; es un libro de referencia porque contiene 58 ejercicios de Couching, PNL y el Método Silva de Control Mental. En base a esto, Pérez Santiago, hizo referencia a Víctor Frankl, uno de los precursores de la psicología moderna y autor de El hombre en busca de sentido. Frankl  sobrevivió a cuatro campos de concentración nazi, es el individuo que habló de la vida por el sentido a través del sufrimiento. Frankl dice que el hombre o mujer que se cae y se levanta, es más fuerte que el que nunca se ha caído, porque hay hombres o mujeres que se caen y no se levantan. En mi caso personal, me he caído muchas veces y otras tantas me he levantado, pues he llegado a hacer cosas bastantes grandes como ser el mejor del mundo en combate, en artes marciales, el mejor árbitro del mundo o uno de los instructores que ha tenido más alumnos en el Método Silva del mundo dirigir multinacionales. Todo esto,  después de haber nacido en un barrio marginal. Se puede decir, que soy un hombre hecho a sí mismo, pero que, cada una de las situaciones complejas en las que he sufrido, lo que he creado, el conocimiento me ha dado.
Éxito asegurado

Luis Pérez Santiago contrapone en tela de juicio lo que algunos profesionales de la salud mental dicen acerca de las personas que han sobrepasado una edad: “esa persona ya no puede cambiar porque sus patrones de conducta están tan arraigados en su mente, que es imposible intentarlo. “  En cambio, el escritor afirma que, la edad está en la mente de las personas; en la actitud está la esencia. Luis empezó a practicar las artes marciales porque era muy débil, muy delgado y muy pequeño, pero se hiso fuerte y poderoso y terminó trabajando en una discoteca y, finalmente, a los 23 años de edad marchó rumbo a Japón, encontrando a un gran maestro que le enseñó los secretos de las artes marciales. En Japón fue donde se hizo el mejor del mundo y ya no necesitó pelear (buscar pleito) más. Por otra parte, afirma que la mete consciente, subconsciente y universal, es el conocimiento más grande que puede tener un ser humano, es decir, cómo utilizar la mente consciente, la mente subconsciente y la mente universal. Con ese conocimiento, cualquier persona tiene el éxito asegurado.
El universo nos da todo lo que le pedimos
Para ejemplificar lo que es la mente universal es, Luis comparó al pez payaso que vive en una anémona, es muy pequeño, no sale de la anémona que vive en ella; el pez payaso no es consciente del océano, pero el océano le da todo. Al ser humano, el éter, el universo, es lo mismo que para ese pez el océano, nos lo da todo: es el universo. Por otra parte, el ego es un mecanismo de supervivencia emocional; por así decirlo, es una máscara o un personaje que nosotros nos creemos, por ejemplo, nuestro cuerpo físico es nuestro vehículo, eso dicen en Japón, es el vehículo que lleva el alma; el alma está adentro, sería algo así como el conductor de ese cuerpo, pero ese cuerpo tiene un sistema operativo, ese sistema operativo se llama la mente. La mente cuando uno llega a este mundo con tu cuerpo, con tu mente tienes que desarrollar un mecanismo para enfrentarte a las situaciones, eso es la personalidad, el ego o el “yo”. El ego sería el piloto automático. La cuestión es, que a veces el piloto automático es necesario y tenemos que ir en piloto automático. Es como cuando conducimos con nuestro carro, no tenemos que ir pensando en el volante, el embrague, las marchas. Incluso, como todos los días estamos acostumbrados a ir a nuestra casa, si un día queremos hacer otra cosa, sin darnos cuenta o sin acordarnos estamos dirigiéndonos a nuestra casa en piloto automático. Este piloto tiene su servicio, el problema es cuando el coche se cree el piloto automático.
El ego
Es muy importante no dejarse “secuestrar” por el ego. El ego es necesario cuando alguien te ataca en la calle y te dice “eres tonto”, el ego es el que dice: “tú me estás llamando tonto a mí.” Esto sucede porque estás “secuestrado” por el ego. En cambio, si no estás secuestrado por el ego, no le haces caso y sigues tu camino. Esto sucede cuando tú trasciendes al ego; de momento te puede molestar que te hayan llamado tonto, pero como no lo eres, pones piloto automático. Tú tomas las riendas y no dejas que el piloto automático se enfrente e insulte también a la otra persona. Asimismo, existe el ego espiritual, que es cuando no has trascendido realmente al ego, sino que desde el ego, por ejemplo, tú eres un licenciado, tienes mucho éxito y cuando te presentas a las personas te presentas como tal, no como tu persona, es decir, como Pedro o Juan, te presentas como licenciado. Quien así lo hace se encuentra “secuestrada”, está totalmente atomizada por el ego. También está la sombra. Realmente, el poder darte cuenta es una sabiduría increíble. Es lo que hace que seas un ser humano de verdad.
Responsabilidad, una de las actitudes que no viene en ningún libro
Procrastinación, es una palabra que define “dejarlo todo para mañana”; procrastinar, es tengo que ir a un lugar, pero paso por siete lugares diferentes sin llegar al lugar que yo he definido como destino. Luis asegura que, las artes marciales son el eje en el cual ha girado su vida: es séptimo Dan en karate,  sexto Dan en Kid Boxing, profesor de judo, gran parte de su vida ha estado en gimnasios y al entrenamiento mental. En un momento de su vida, decidió vender todo, también se arruinó y se divorció; ha pasado por varias situaciones complejas como todo mundo, pero se ha levantado. Luis afirma que, sabe lo que es estar en el árido desierto: estar en un país extraño, padecer hambre y luego estar en el vergel, pero detrás de ese desierto el Paraíso es más hermoso. En la actualidad, Luis es una persona solvente, es como la historia de Job: parece como que lo abandonó Dios, pero le devolvió todo multiplicado por otra parte, el escritor menciona algunas actitudes para logara el éxito. La primera, se llama Responsabilidad, es una de las actitudes que no viene en ningún libro. Para él, es una de las actitudes más importantes para tener éxito. Por ejemplo, Luis se encontraba en Japón, había llegado a ese país porque quería aprender las artes marciales y entrenar con los mejores del mundo, era muy bueno en España, pero siempre quedaba en segundo lugar y quería ser el mejor, y lo logró.
Yo soy responsable de mi vida
Luis llevaba quince días en Japón, se había gastado todo el dinero que llevaba consigo y se encontraba durmiendo en el suelo de un templo budista, como en ciertas iglesias cristianas que tienen un lugar para los pobres, le dolía el estómago de hambre. Pero ahí tomo conciencia de una cosa, tenía 23 años, se encontraba en un país que no hablaba el idioma y ni siquiera se sentaban alrededor de una mesa como en España o como en México, Luis se encontraba en un país extraño donde todos hablaban muy raro, no hablaba inglés ni japonés. Se fue a la propia aventura y entonces se dio cuenta que nadie le había dicho que fuera a Japón, todo lo contrario: le dijeron que no fuera. Así que no tenía a nadie a quien echarle la culpa y se dio cuenta de algo curioso, que todo lo que nos pasa es que así lo hemos decidido. Nosotros somos los únicos responsables de nuestras vidas y de nuestra situación. Por ende, somos responsables de salir de ella. Y en el momento que uno toma la responsabilidad, sin echarle la culpa a nadie, que uno es el propio responsable, y que si algo realmente iba a cambiar de dirección era si él cambiaba. Ahí se dio cuenta que, la Responsabilidad es la primera de las capacidades para llegar al éxito. “Yo soy responsable de mi vida, de mi situación, y qué hago, a dónde voy y dónde estoy.”
Todo es posible
La segunda de las capacidades, es el auto concepto o concepto que tienes tú de ti mismo, ese auto concepto se puede mejorar buscando un autoideal, es decir, lo que te gustaría ser. Entonces, la distancia que hay entre lo que eres y lo que te gustaría ser, es tu potencial. Sin embargo, tenemos que desarrollar el máximo potencial. El autoconcepto es el órgano ideal de tu mente, son tus creencias en lo que te has convertido; lo que crees, lo creas. Entonces, lo que has creado, tienes un concepto de ti mismo: lo bueno que eres para el deporte, para la escritura, para cada cosa. Tú tienes un autoconcepto, ese autoconcepto puede ser erróneo. Entonces, lo tenemos que hacer mediante el modelaje, o dar forma, a personas que nos resulten importantes; lo que ellos hacen sea un referente para nosotros. Con la PNL, Luis recomienda modelar y hay ejercicios para aprender a modelar a otras personas. Tanto lo dice en el curso Todo es posible, que, por cierto, hace algunas semanas terminó en la Universidad La Salle, el primer curso que se ha impartido en México y esta semana impartió el segundo curso en el Hotel Marvella, y lo que trabajan, es cómo mejorar ese autoconcepto, cómo vivir ese cambio en ti mismo, porque si tú no cambias tu autoconcepto, tus creencias erróneas, no va a cambiar nada en ti, porque la mente es subconsciente, la tendencia que tiene, es darte lo que ya crees, es autocontemplar tu consciencia.
Y viene la segunda parte
Por último, Luis Pérez Santiago, estuvo quince días en la Ciudad de México y después estuvo otros quince días en Chile, luego regresó a España y en enero de 2019 estará en Argentina y también en Bolivia, pues quiere llevar sus conocimientos, porque tanto tú, querido lector como yo somos los nuevos precursores de estos conocimientos. Hace 3 mil años estaba Sócrates; en Europa estaba Tzun-Tzu y en China ya estimaban estos conocimientos. La vida va cambiando, hace más de 2 mil años, Jesucristo, poco antes Buda. Todos los grandes Maestros que han venido. Ahora hay otras personas, como Luis Pérez Santiago, que traen estos conocimientos adaptados a la Nueva Era (NE), algo así como los sacerdotes de la NE, sin pertenecer a ningún clan, sino simplemente ir con la verdad, y esta tiene muchos caminos. En 2019, nuestro entrevistado escribirá la segunda parte y todo lo que hay que implementar o elevar se publicará en el siguiente libro.

No comments