Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

Luis Pérez Santiago, te dice, Todo es posible


Primera parte
Por Héctor Medina Varalta

Todo es posible es el método que te permitirá poder afrontar los retos diarios y te ayudará a recuperar el rumbo de tu vida manteniendo la ilusión. Debido a la dura experiencia personal, Luis Pérez Santiago constituye un ejemplo excepcional cómo conseguir redirigir un origen humilde, confuso y lleno de sufrimiento, hacia una vida plena y exitosa. Este libro te llevará a transitar desde tus debilidades (y defectos) a tus cualidades más destacadas. Nuestra potencialidad puede ser desarrollada hasta límites insospechados si tenemos el deseo sincero de hacerlo y la valentía para atrevernos a ser quienes estamos llamados a ser. Luis Pérez Santiago nos ofrece una guía clara y sencilla que narra su propia leyenda personal con las mejores técnicas y estrategias del Coaching y del Método Silva de control menta: Concretar y concluir lo que te propongas en la vida; Canalizar tu carácter reactivo generado por la frustración y de esta forma convertirte en una persona más serena y feliz; Aumentar tu autoestima y aprender a quererte a ti mismo y a los demás; Aprender a levantarte tras las caídas y crear una existencia más coherente, más libre y plena.
Mente consciente y mente subconsciente
Tuve la fortuna de entrevistar vía telefónica a Luis; en un principio creí que me demoraría cuando mucho unos 15 minutos, pero la conversación se alargó a 41 minutos y 50 segundos, ya que su vasto conocimiento en el tema se me hizo muy interesante. El libro que escribió se titula, Todo es posible: Aprende a gestionar tu vida con el Coaching y el Método Silva de Control Mental y Neurolingüística (PNL), de la Editorial Edaf, en su 4a. Edición y para Navidad estará a la venta la 5a. Edición. De acuerdo al escritor, el hombre actual no  siempre sabe pensar correctamente. Tenemos una mente consciente y una mente subconsciente. La mente consciente representa al 7 por ciento de pensamientos sí los sabemos controlar con ejercicios y herramientas, pero el 93 por ciento, que va por debajo de la consciencia, no todo es controlable. Por ejemplo, dos personas padecieron maltrato familiar en la niñez, sin embargo, una supero su problemática y la otra no. Esto se debe a que esto se debe a la mentalidad de cada persona.
Aptitud y actitud, dos ingredientes básico para el éxito
Nosotros tenemos unos atributos congénitos, que son unas aptitudes (con P) que vienen congénitas y tal vez, dentro de esas aptitudes hay algunas cualidades que unos tienen y otros no, o hay otras aptitudes que son aprendidas, en la que forma al individuo y lo capacita; luego está la actitud (con C) que es el catalizador de esas dos. Luis cree que podemos tener aptitudes, pero lo importante es la actitud ante la vida. Esto quiere decir, cómo reaccionas tú ante la secuencia de los acontecimientos. La teoría determinista dice que tú eres como eres porque tus padres y abuelos eran así, sin embargo, no todo es cierto, ya que todo es entrenable y todo se puede cambiar, ya que con el entrenamiento adecuado se pueden hacer cambios porque el cerebro es neuroplástico. Es posible que un individuo venga con ciertas tendencias, pero con un entrenamiento adecuado todo se puede cambiar.

El autor ha tenido maestros de talla internacional 
José Silva, es un mexicano que nació en Laredo y luego se mudó a Nuevo Laredo, es el creador del Método Silva. Luis se formó con él en 1985, en ese año nuestro entrevistado tenía 20 años de edad y le cambió la vida con ese método maravilloso. En la actualidad, dejó el Método Silva como instructor-impartió cerca de 300 cursos y ahora se dedica a Todo es posible que, es una fusión entre la programación neurolingüística, el Método Silva y el Coaching. El sistema o método Todo es posible consiste primeramente, en que nosotros somos pura potencialidad desde que nacemos y que por situaciones de la vida adquirimos limitaciones: el estrés, el ego, el niño interior; dependiendo de cómo nos trataron de niños, todo eso nos puede limitar. El libro está dividido en tres partes muy completas: ¿quiénes somos?, ¿por qué no somos?, y Cómo podemos ser y consta de tiene siete capítulos. El libro es la recopilación de 33 años en el mundo del crecimiento personal y la esencia de los grandes maestros en 300 páginas. Todo esto a través de la visión de Luis Pérez Santiago y a la cantidad de cursos que ha recibido a través de los mejores maestros de talla internacional como Tony Robins, Richard Wagner, el creador de la Programación Neurolingüística, y con el mismo José Silva. Todas las enseñanzas que ha recibido de esos maestros las a practicado, pues es una persona muy pragmática y a obtenido excelentes resultados.Nuestro entrevistado asegura que existen dos tipos deCouching: el teórico y lo sabe porque ha estudiado mucho y el pragmático y que ha obtenido resultados, gracias a que ha practicado mucho y, por consiguiente, ha obtenido muy buenos resultados.
El dolor, piedra angular del crecimiento
Por citar algunos ejemplos, Chopin, enfermo de nostalgia por la patria lejana, enfermo y desengañado en el amor, compone los famosos Preludios; Sebastián Bach, después de haber perdido siete hijos, escribe aquel Coral de gran serenidad en el que tantas almas han apagado ávidamente su sed; Haendel, preso de la parálisis y cercano a la muerte canta sus temas más puros; Beethoven, solo, en la miseria y el abandono, sin hijos y sin amigos, compone para consuelo de los hombres y para incitarlos a la fraternidad la Novena Sinfonía. Cito a estos grandes hombres porque, también a Luis le tocó ser purificado por el dolor que causa el sufrimiento. Luis escribe: Mi madre era una hermosa mujer de pelo negro larguísimo. Cuando quedó embarazada de mí, era soltera y mi padre, como dice la canción mexicana >>parrandero, mujeriego y jugador>>. Me querían llevar a un orfanato, pero mi abuela materna, Engracia, se opuso vehementemente: -Antes de que mi nieto vaya a un hospicio yo me meto de puta! (…). Nací prematuro y a mi madre no le dio tiempo de llegar a la clínica, así que, como antiguamente se hacía, llamaron a Josefa, la comadrona del barrio. El material médico y los utensilios de parto fueron una palangana y unas toallas. Cuando nací, me acomodaron en una caja de cartón de embalaje de la televisión, pues la economía no estaba para comprar cunas, pero sí televisores.
Dualidad en su padre
El autor relata que sufrió vejaciones de parte de su padre, como atarlo debajo de la mesa y tirarle corchos de naranja como si fuera perro. Asimismo, tenía sentimientos encontrados, ya que su padre, en ocasiones, era cariñoso. No obstante, la relación con su madre era rara, pues era distante y poco comunicadora. Quizá por las agresiones sufridas de parte del padre de Luis, llegó a odiar la figura masculina. Sin embargo, Luis recibió mucho cariño de parte de sus abuelos maternos. Su padre, además de ser alcohólico tenía características bipolares, una personalidad parecida al Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Estas situaciones lo orillaron a fracasar en la escuela, pues golpeaba a otros niños y no estudiaba. Sin embargo, algo muy en su interior le hacía ser creativo y practicar la perseverancia. Durante la adolescencia era un inadaptado y a los 15 años de edad empezó a trabajar en la construcción con su padre, quien lo seguía maltratándolo. Poco después, su padre tuvo un gesto noble: le pagó a su hijo una mensualidad de judo en el gimnasio de la escuela. Esto cambió totalmente su vida.
 La flor de loto nace en pantano, pero no se ensucia
Las artes marciales se habían convertido en algo esencial en mi vida y comencé a destacar, y hasta conseguí desvincularme de las malas compañías. A pesar de que la mayor parte de mis amigos se drogaban, y aquellos que no morían de sobredosis terminaban en la cárcel, yo nunca llegué a fumar ni a drogarme. Fui como la flor de loto que nace en pantano, pero no se ensucia. Después, Arturo Pisa un pastor evangelista gitano me enseñó algunas técnicas del Método Silva, pese aun a una miopía que se iba agravando, hasta convertirse en una miopía magna muy grave, de 19 dioptrías, que es una barbaridad. Sin gafas no veía casi nada, pero con el poder de la mente me curé y puedo ver un ciento por ciento sin lentes. Ahora entiendo que desarrollé mi problema visual, porque desde niño no quería ver la realidad que vivía.
Pero ese espíritu de guerrero que estaba dentro de él lo instó a viajar a Japón donde trabajó en un restaurante y poco después estaba practicando un arte marcial llamado Koshiki Karate y Shorinji ryu kenkokan karate do con el fundador del estilo. Asimismo entrenó con el gran maestro Masayuki Kukan Hisataka, descendiente de una dinastía de emperadores.
Una mañana, mi maestro me levantó de la cama a las 6 de la mañana y sin decir alguna palabra me llevó en tren hasta una pequeña aldea fuera del bullicio de Tokio. Comenzamos a subir por los caminos sinuosos de una pequeña montaña, se percibía mucha paz en el lugar. Allí empezó a transmitirme los secretos del éxito, tanto físico como mental que expongo en el libro.

No comments