Ticker

6/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

Los niños deberían ilusionarse por la llegada de la Navidad

  • Independientemente de la situación sanitaria, los niños esperan con alegría las fiestas decembrinas.
  • A pesar de estas conscientes de la crisis sanitaria o que algunos perdieron un ser querido por el COVID19, aún mantiene la esperanza en estas fechas.
  • Los adultos deben preservar esta ilusión en la infancia, por ello las especialistas de CEEPI brindan una serie de recomendaciones para que los niños y sus familias tengan una sanas fiestas navideñas.
La mayoría de los niños está muy ilusionados por la llegada de las fiestas decembrinas, independientemente, de la manera en que sus familias están afrontando la crisis sanitaria en México o que hayan tenido la lamentable pérdida de un ser querido por el COVID19,: “Son conscientes de que será una Navidad diferente. Saben que no podrán reunirse con todos sus seres queridos, y que hay grandes posibilidades de que no puedan salir de vacaciones. También asimilan que Santa Claus o los Reyes Magos, a lo mejor no podrán ser tan generosos como en otros años; a pesar de ello, la mayoría de ellos están ilusionados. Como cada año, cuentan los días para llegada de la Navidad”, comentó la Dra. Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).
Lo anterior puede presentarse a pesar de que algunos niños han perdido a familiares muy cercanos a causa del COVID19, o bien, que sus padres perdieron el empleo o parte del poder adquisitivo:  “Los niños siguen siendo niños, y su poder de transformar una realidad difícil, a una más llevadera, es enorme; claro, también depende de la manera en que sus familiares están asimilando la pandemia y la forma en que celebrarán las fiestas decembrinas. En cualquier caso los niños deberían estar ilusionados y los padres también deberían fomentar esa ilusión”, dijo.

 
Al respecto, las especialistas de CEEPI llevaron a cabo una serie de recomendaciones para que los niños y sus familias pasen unas fiestas navideñas felices sin importar la crisis sanitaria.

 
  • Hay que hablar con la verdad. “Sabemos que las fiestas decembrinas están limitadas por la crisis sanitaria, y la situación puede volverse más grave este mes. Lo mejor es comentarles que por esta ocasión no podrán tener una fiesta navideña grande, que el cuidado que se ha tenido durante estos meses, no puede relajarse, que habrá tiempos en donde sí podrían festejar como antes”, explicó Sotelo Arias. 

  • La importante es estar con los seres queridos en casa al margen de los compromisos sociales y los fiestas o posadas que ahora deberán evitarse: hay tiempo para todo.

  • El compromiso es cuidar de los demás: ¿Reunirnos con los abuelos o tíos o primos? Es posible hacerlo mediante video llamadas, y si las condiciones lo permiten, con mucha protección y guardando la sana distancia en lugares abiertos como parques públicos. Si no es posible, será necesario renunciar a esta idea. El año entrante se podrá volver a abrazarlos y estar con ellos.

  • Si hay pérdidas a causa del COVID19 es fundamental aceptar que estas fiestas navideñas sí serán tristes. No es posible evitarlo y es necesario ayudar a los niños a vivir el duelo: “Hacerles saber que es completamente normal sentir tristeza y dolor; sin embargo, es necesario hablar de ello. Que los seres que se fueron, con toda certeza hubieran querido que los recordemos, pero también que estuviéramos felices ahora. Es necesario mantener la ilusión por lo que representan estas fiestas y que aún hay mucha gente querida que está con nosotros”, dijo.

  • Hay que procurar que estas fiestas de Fin de Año sean especiales y únicas. Que jamás se podrán borrar y por ello lo mejor es fomentar la ilusión porque que vendrán tiempos mejores.

  • Es aconsejable que los padres de familia estén muy cercanos a sus hijos en este periodo vacacional, no sólo físicamente sino de forma emocional. Platicando, haciendo labores de casa, cocinando la cena de Navidad y Año Nuevo, jugando, leyendo, entre otras actividades.

  • Y finalmente dejar de lado los videojuegos y las tecnologías. Los niños no pueden pasar todo el tiempo en ellas porque son altamente nocivas para la salud intelectual, emocional y social. Si las condiciones lo permiten, es mejor salir a dar una vuelta a la cuadra, ir a un espacio abierto, o simplemente realizar tareas en el hogar.

 
“Sin embargo, si los niños padecen pesimismo en exceso, si no les crea ninguna ilusión estas fiestas, o padecen un cuadro depresivo que dure más de tres semanas, sería necesario acudir algún tipo de tratamiento psicológico en línea para poder solucionar el padecimiento”, concluyó Sotelo Arias.
 
Las especialistas de CEEPI estarán brindando terapia para niños y sus familiares en línea este mes de diciembre. Mayores informes en el 55 6385 3006.

Post a Comment

0 Comments