Ticker

6/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

El dilema del puercoespín...

La soledad puede ser buena y productiva, tranquilizadora y hasta esencial

 

En nuestra actualidad, estar solo significa no tener una compañía, vivir en aislamiento o sentir la tristeza de alguna ausencia. Incluso es posible que alguien que no tiene pareja, hijos o algún ser que le acompañe, sea mal visto. “La soledad es un problema creado por la sociedad moderna”, sin embargo, es importante saber que también puede ser una experiencia enriquecedora.


El dilema del puercoespín, escrito por Leandro Karnal y editado por el sello Ariel, es un libro que tiene el objetivo de “revelar las diversas caras de la soledad”. Con un análisis que recorre la modernidad, la literatura, las religiones, el arte y el castigo social, el autor observa las posibilidades de reflexión y equilibrio que un apartamiento nos podría traer. “Aristóteles afirmó que (esta) crea dioses y bestias. Lo que el filósofo quería decir es que gran parte de la creación humana surge de experimentar el aislamiento, interior o exterior”.

 

Hemos desarrollado la habilidad de enfrentar los retos que imponen grandes ciudades, estamos sumergidos en enormes conglomerados, somos dependientes de un móvil que nos da la oportunidad de mantenernos interminablemente conectados, pero vivimos aislados. “Somos una especie de puercoespín (…) buscamos el calor del cuerpo ajeno y nos acercamos a los otros (…) sus espinas nos pinchan y nos causan dolor (y las nuestras lastiman a los otros). La molestia hace que nos alejemos y de nuevo quedamos aislados”.

 

Pero no todo está perdido, incluso, dice Karnal, Dios suele revelarse ante los solitarios. Para comprender esta epidemia que es la soledad y encontrar una posible solución, debemos reconocer que se trata de una situación insalvable, pero soportable. Todo radica en caminar entre los deseos y el autoconocimiento, y en entender que la historia de la humanidad es, sin duda, la historia de la soledad.

 

Leandro Karnal es profesor, historiador, orador y escritor. Apasionado de las humanidades y la música. Nación en São Leopoldo, Río Grande del Sur, Brasil. Ha vivido en São Paulo durante 33 años. Lee mucho. Observa a las personas y al mundo. Siempre aprende.

 

Post a Comment

0 Comments