Ticker

6/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

Araceli Santana, una mujer nacida para pintar


Héctor Medina Varalta

Araceli, desde que recuerda toda la vida ha dibujado,  ha pintado. Ella se dio cuenta de su inclinación hacia la pintura hasta que tuvo que escoger una carrera, pero veía que en cada carrera tenía los límites muy marcados y el arte no los tenía. No tenía que revisarle la boca a nadie, no había que contar el dinero a nadie, no había ninguna otra cosa que yo debería de hacer. Araceli decidió dedicarse a la pintura, es decir, ya fue oficial cuando terminó la preparatoria y tenía que hacer trámite en una carrera y tenía que decidir qué es lo que tenía que estudiar; más bien fue a partir de lo que no quería hacer o a que dedicarse el resto de su vida, que se dio cuenta que la pintura era lo único que quiere hacer. Siempre me ha gustado pintar, pero no lo veía como un oficio, sólo lo hacía por pasatiempo, pero no me consideraba a que eso se iba a dedicar, sólo cuando supe a qué me iba a dedicar, pues no tenía decidido que profesión escoger.
Lo más difícil de pintar, es pintar
Araceli conoce a muchos pintores y están en muchas exposiciones, pero como visitantes, asisten a todas las pláticas y van a todas las inauguraciones, pero no pintan, sin embargo, presumen que son pintores y algunos solo tienen una obra y esa misma pieza la exponen por todos lados. Eso no es ser pintor, pues para ser pintor hay que pintar; es como la rebeldía del pintor. Hay que realmente ponerse a trabajar, porque la mayoría tienen otros trabajos y dejan en segundo plano a la pintura. Algunos colegas dicen: “tengo que vivir de algo, pues no puedo mantenerme de pintar.” Araceli también trabaja, pero su trabajo real es otra cosa. Por lo tanto, ser pintor y ponerse a pintar, realmente estar pintando con mucho esfuerzo, mucha dedicación, es mucho luchar contra las circunstancias: en cuanto a su tiempo personal, en cuanto a hacer un verdadero trabajo de su pasión que es estar pintando; dedicarle esfuerzo, y volverlo un estilo de vida. Pintar es lo más complicado.
Dorian Grey en versión femenina 
La joven pintora, normalmente le gusta pintar colores oscuros, pero necesita del contraste, pues no se vería nada, solo negro. Normalmente, en los claros y en los oscuros, resaltan. En este momento está pintando con fondos muy oscuros, entonces la iluminación es muy dramática con los colores muy marcados, es lo que la está haciendo muy feliz tanto en color contrastado como en claro oscuro contrastado, “pues el contraste y lo dramático es lo mío”. De hecho, van a tener una exposición sobre El juguete en el arte o La infancia en el arte en el Congreso del Estado para el 5 de septiembre. “Quienes ven mis pinturas comentan que son muy tristes y como muy sufridas, pero yo no lo siento así. Igual si están un poco triste, pero no es algo que me brinque mucho en mi personalidad. Se me hace muy intenso pintar y me pasan muchas cosas cuando estoy pintando, pues siento que se me van a caer los dientes o que me pesa mucho la ropa o no aguanto estar pintando mucho rato y tengo que pausar, pero no es la tristeza la que mueve mi pintura”. Araceli, pese a ser tan joven, delgada y muy hermosa. Además, tiene un hijo y cuatro hijas, además, es su segundo matrimonio.
La Mujer en la Plástica Jalisciense
De hecho, Araceli acaba de regresar de una entrevista de Mural, El Museo de la Radio y uno de los locutores le preguntó si había ido su papá, a lo que la pintora subrayó: “No es mi papá; es mi esposo.” Pasando a otro asunto, en la actualidad, Araceli tiene dos colectivos: uno que se llama El Extraño y el otro se titula El Adyacente. El Extraño se mueve generalmente en Guadalajara, El Adyacente lo trae por toda la república. El año pasado estaba en El Colectivo de la Mujer en la Plástica Jalisciense, en el Colectivo Pintoras Mexicanas, ahí la traían por todos lados; estuvo también en el Colectivo Ayudar con Luis y Javier Malo, eso fue hace cinco años. Sin embargo, como artista independiente, no obstante, su punto fuerte es Guadalajara, en los colectivos están por toda la república. Por lo general, no expone fuera de la república, alguna que otra vez como pintoras mexicanas, pero la pueden encontrar en Internet, pues está en varios colectivos en forma digital, incluso, también en revistas sudamericanas, de forma digital.

La grana cochinilla en la pintura
La artista plástica empezó a pintar desde la secundaria, de esto hace 25 años, son muchos años que se están juntando, sin que uno se dé cuenta. Araceli no ha participado en ningún concurso, sin embargo, este año va a participar en El Salón de Octubre. Únicamente participó cuando estaba haciendo su servicio social en la Galería Jorge Martínez con la primera exposición de grana cochinilla, rescatando la técnica y quedó seleccionada, pero no fue premiada. Fue el primer concurso donde Araceli tenía que pintar completamente con la grana cochinilla, en la técnica que los concursantes quisieran: polvo, al óleo, mezcladas con acrílico, como quisieran los participantes, haciendo diferentes pigmentos, los ponían como en ácido y se ponían amarillentos, los ponían en alcalino y se ponían rojos o rosas y sacar mucha área de tono. Cabe destacar que, la cochinilla es la sangre de la hembra de una plaga que se encuentra en el nopal; para hacer el pigmento, toman a las hembras, le quitan la sangre, la resecan y deshidratan y luego la venden, ya bien sea en forma líquida o en polvo. Hay varias presentaciones y la traen de Oaxaca.
También es escritora 
Es muy hermoso el rescate de esa técnica. De hecho, todavía la grana de cochinilla se utiliza como maquillaje. En lo particular, la utilizo como maquillaje en los tonos rojos, y en cuanto a la pintura la combinó con un libro infantil de su autoría, que está ilustrado con sus obras, el libro se titula Los Gailanes, estoy a punto de presentar el libro, pero con la inauguración del Museo del Radio, se juntaron los dos eventos y tengo muchísimo trabajo en el museo. Necesito que baje un poco la presión para yo saber a ciencia cierta cuándo lo presento. Tengo otros cuentos, sólo que este ya está publicado e ilustrado y al otro le falta el trabajo de diseño y de preparar la impresión, pero lo mío es la pintura.
Lo bueno no es premiado
De hecho, no sé qué sucede en los concursos, pues en la escuela conocí a pintores muy buenos como Homero Regla y él comentaba que nunca había ganado un concurso, me extraña porque pinta muy genial y nunca ha ganado un premio; yo me quedé con la idea de que no tenía mucho sentido participar en los concursos. Después me toco encontrarme con Carlos Macías y nos platicó que ganó una vez que ganó en El Salón de Octubre por accidente, pues él ni siquiera mandó su trabajo original, su esposa mandó una prueba de impresión de una placa que hizo su esposa y la mando a nombre de ella y ganó el premio. Por otra parte, se gana cualquier cosa y lo bueno no es premiado y me quedé con ese concepto. De todas formas, participaré esta vez, a ver cómo nos va este próximo octubre. Por otra parte, mi esposo actual me apoya muchísimo; mi anterior relación sentimental fue con un pintor y la relación era un desastre. La competencia era muy dura y muy directa, pero se acabó esa relación y me va mucho mejor. No fue una buena idea la relación con un pintor, pues me atacaba muchísimo: “la gente que compra tus cuadros no saben lo que están comprando, eres muy comercial, si supieran lo que es bueno, me comprarían mis cuadros.” Las exposiciones eran colectivas, es decir, Araceli, su anterior esposo y su ex cuñado, pero se vendían más las pinturas de ella, después las del hermano y por último las de su ex pareja Por eso siempre estaba enojado, pues según su ex marido, le compraba a Araceli gente que no sabía de pintura, por esa situación la relación no funcionó.
Las primeras grabaciones 
Araceli es pintora, escritora y directora de El Museo de la Radio, se inauguró el 3 de agosto y estamos haciendo los protocolos de todo y levantando el museo. Hay muchísimo trabajo; estamos a punto de hacer una estación de radio en el museo. El 5 de agosto llevará la obra para que la monten en el Congreso del Estado, pero Araceli no la está manejando el director del proyecto y otras personas y ella participa. Son siete personas las que están en ese colectivo. El Museo de la Radio se encuentra en Mariano Bárcena #79, entre Hidalgo e Independencia, la exposición es permanente, es museo privado sobre la radio y sus orígenes, desde las cuerdas, los fonógrafos, las primeras grabaciones de sonido hasta que dejaron de hacerse los bulbos; todo lo relacionado con los muebles de la radio y la historia de la radio. El museo cuenta con la grabación de Porfirio Díaz felicitando a Tomás Alva Edison, el genio de Menlo Park, el discurso de Lázaro Cárdenas, la declaración de guerra oficial en la Segunda Guerra Mundial, los primeros comerciales que se promocionaron en la radio.
La primera radionovela
El museo también cuenta con música de los años 20 hasta los años 60 que sonaban bastante en la radio, la grabación de Agustín Lara, que pensaban que iba a ser una estrella algún día y cuando presentaron a Jorge Negrete, que en ese entonces, no era nadie, pero que ese año iba a ser la estrella, la primera grabación que hizo el doctor Enrique Telemaco Susini, de nacionalidad argentina, fue el primer locutor del mundo.  También tienen muchas joyas históricas auditivas. Todo eso y más se encuentran en el museo, así como la fachada de la casa donde nació Edison, en Sombrerete, Zacatecas y la foto de la placa que tenía que decía que él había nacido ahí.

Post a Comment

0 Comments