Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

*Erika Cortés Pérez, una joven amante de la ópera*


Esta entrevista tomó forma una noche
que un Ceniciento esperaba el transporte urbano. Una mujer muy joven y muy
hermosa, al parecer también esperaba el camión. Conforme pasaba el tiempo y
el autobús no pasaba Ceniciento y la princesa empezaron a conversar. Se
habló de Puccini y de otros grandes maestros de la ópera. Además, la
encantadora mujer que lleva por nombre Erika Cortés Pérez interpretó *Barcarola
de los Cuentos de Hoffman*; *Un vel bi dremo de Puccini* y una que otra
interpretación de las más bellas composiciones operísticas. En resumen,
nació una bonita amistad y esta entrevista que usted estimado lector, de
seguro será de su agrado.  Cabe resaltar que la bella princesa invitó al
Ceniciento a subir a su carruaje con forma de calabaza. El Ceniciento se
sintió muy feliz pues fue llevado hasta su casa.

*El canto no sólo es voz*

Nuestra entrevistada nos confió que, nadie, en su casa, se ha dedicado a la
ópera, sin embargo a ella le fascina ser soprano, que es en lo que
mayormente emplea la mayor parte del tiempo. De hecho, fue a raíz de que su
abuela le decía que, “al deporte y a la música tenía que dedicarse,” pero
nunca lo tomó muy en serio, nunca la tomó con esa voluntad que se necesita.
No obstante, su maestra de piano fue quien la encauzó el gusto por la
música clásica en específico, empezó con el piano, dedicándole varias horas
a este hermoso teclado. Por otra parte, Erika nos indica que el canto es,
sobretodo, un balance, porque es muy integral el canto; el canto no sólo es
voz o que se haya nacido con un don, es algo similar como el gimnasio:
tienes que estar constantemente aprendiendo, constantemente practicando.
También se le tiene que dedicar mucho análisis, mucho estudio, sobre todo,
mucho interiorizar.

*También toca el piano*

*Si es repertorio sacro, el público nos pide música de Mozart, Shubert,
Händel, alguna que otra pieza de Bach y Verdi, este último no tanto, pero
sí uno abarca a muchos compositores y obras diversas, simplemente en una
Misa, tenemos entre nueve y doce intervenciones por ceremonia, sobre todo,
en las misas de fin de año o misas de Navidad, inclusive, en ocasiones
abarca el Aleluya de Händel, o hay misas muy grandes que nos ha tocado
entre 40 y 50 voces y, en unisonono; una música así de grande, se escucha
muy solemne, es algo extraordinario. Considero que, muy pocas veces en la
vida se puede presenciar algo así de fuerte, es decir, con toda esa energía
y cada quien se sabe el repertorio. Asimismo, a Erika le han llegado
invitaciones, pero casi, casi por turistear y conocer, que por lo que
implica el hecho de cantar; no son presentaciones que sean destacables, en
cuestión como cantante, sino que son, a veces, invitaciones para cantar a
los anfitriones y conocer el pueblo o ciudad, sin embargo, en lo particular
no me agrada mucho*. Cabe destacar que También a Erika sabe tocar el piano.

*Anna Netrebko y Ángela Gheorghiu*

La atractiva soprano destacó que, la gran mayoría de los cantantes que
sobresalen a nivel internacional, fue porque prácticamente se aventuraron a
salir de México, pues estamos muy rezagados en el tema cultural y, sobre
todo, uno tiene que experimentar por uno mismo. De la misma manera
manifestó que desde niña siempre ha tenido curiosidad de saber “qué es
esto;” no obstante le empezó a gustar de lleno a la edad de 15 años de
edad. De hecho, hasta miedo le daba por cuestión de los idiomas y por
cuestión de que tenemos el estigma de que la cantante de ópera es robusta,
tiene que tener muy buenos pulmones, es decir, estamos llenos de paradigmas
que no van. Para Erika, María Callas es la mejor referente que hemos tenido
y era delgada, que si bien sus altibajos emocionales la hicieron tener
repercusiones en cuestión de su peso, pues tuvo una vida muy difícil en
cuestión de eso. Asimismo, también hay sopranos como Anna Netrebko y Ángela
Gheorghiu y muchas exponentes, que en este momento a nivel nacional que
concursan y no les basta con tener una voz bonita o educada, ya es todo
completo: ¡es presencia!

*Le gustaría darse un tiempo para estudiar en otros lugares*

Es un mito que las sopranos y los tenores tengan que ser robustos, por
ejemplo, antes los hombres estaban, por cuestiones hormonales o desde los
eunucos quienes eran los que tenían derecho a cantar, pero el hecho de que
les practicaran la castración, provocándoles desequilibrios hormonales.
También es de cuestión genética, pues, por lo general los tenores tienden a
ser más bajitos de estatura, de cuellos muy gruesos, su estructura ósea es
un poco más rocosa. En cambio, los bajos tienden a ser más altos y
delgados. También tiene mucho que ver el lugar donde uno nazca, los rusos,
son el mejor ejemplo: altos, delgados y con voces roncas. De acuerdo a
Erika, las sopranos tienen muchos proyectos, por ejemplo, depende de qué
nivel, digamos a nivel personal es indispensable llevar una disciplina
teatral, por ejemplo, disciplinas en cuanto a idiomas para comprender lo
que estás cantando y poder transmitirlo como tal a la audiencia, eso es a
nivel personal. También aprender a tocar otro instrumento, es una de las
cosas que sería muy bueno integrar. Ya a nivel más artístico a Erika le
gustaría proponer o estar más vigente a nivel estatal, que si bien ya hay
más oportunidades, por ejemplo, Sinaloa, Saltillo también está incursando,
son pocos los lugares que están interponiendo ahí concursos o cosas por el
estilo, por ejemplo, la Ciudad de México, pero a Erika no le gusta; hay
muchísimas oportunidades para crecer en grande, hay de todo, pero está muy
saturada, pero a nivel internacional le gustaría darse un tiempo para
estudiar en otros lugares con otros maestros que estén más adentrados en la
cultura de la música clásica.

*Turandot  en el Teatro Degollado*

Nuestra entrevistada ha tenido varias maestras y maestros, por ejemplo,
Olivia Gorra, una soprano mexicana que, durante mucho tiempo fue nuestra
representante; Carlos Almaguer, es barítono, él también está  muy actual,
de pronto está en Italia, luego en España, de repente se le ve en Suiza.
También, alguien que puede ser más contemporáneo, que Erika no ha tenido la
fortuna de tomar clases con ella, pero le encantaría, pero tiene mucho
trabajo, es María Katzarava, es un gran ejemplo, pero de maestros serían
ellos a nivel de canto. Asimismo, quienes se dedican a la ópera tienen que
dominar el idioma italiano, es más que nada de iniciativa, sin embargo, hay
cantantes que cantado ese idioma lo aprenden, pero si es de ley que uno
pueda hablar y comprender el idioma francés, italiano, alemán, inglés
obviamente. Hay arias que tocan el corazón y las fibras más íntimas. Hace
poco fue el montaje de Turandot  en el Teatro Degollado. Para esta ópera es
indispensable tener una voz más robusta; hay que tener mucha gimnasia
vocal, pero si la cantante tiene que tener mucha condición, muchísima
resistencia y, sobre todo, técnica y entrega al personaje, no es un
personaje nada fácil, pero son experiencias que la van curtiendo.

*Seguir los sueños*

Por otra parte, los niños que tienen esta vocación artística se les debe
tener mucho cuidado por la muda vocal cando llegan a la pubertad o
adolescencia y les cambia la voz; es una muda vocal por la que pasan. Es
muy importante que los niños lleven un seguimiento y que el maestro esté lo
suficientemente capacitado para que comprenda esta transición de la voz y
no estropeársela al niño. Es un tema muy delicado, y no solamente los niños
lo tienen, se presume o se tiene en cuenta que cada siete años
aproximadamente a uno le cambia la voz: mujeres y hombres por igual. Es
necesario comprenderse y evaluarse porque uno no puede tomarse el mismo
repertorio hoy que hace diez años. Erika sugiere no tanto a las chicas ni a
las personas de edad más temprana: “he tenido alumnos de edad un tanto
avanzada, yo le llamo *pollitos grandes*, que nunca en su vida habían
experimentado lo que es siquiera vocalizar, pero que tenían algo frustrado,
y me he encontrado con grandes sorpresas. Considero que a estas personas.
Yo le aliento a que sí le sigan lo que quieren, es su guía interna, su
percepción. Sabes que tú tienes habilidad para algo y aunque los demás te
digan que esa profesión no te dará para comer, a la mejor sale como
quieres.

*Lo que hagas lo hagas con gozo, disfrutándolo  *

Nada más ponte a analizar quién te lo dice y ahí vas a tener una gran
referencia. En lo particular, considero que un Bono o un Bon Jovi o algunos
otros personajes. No creo que se mueran de hambre, al contrario les va muy
bien. Lo más importante, si encuentran algo que les apasione, lo que sea,
no solamente artístico, vibren con eso y confíen en lo que pueden hacer. Yo
creo que no hay mayor pérdida, incluso, mayor frustración que n al menos no
lo intentes y que veas que como en cualquier otra disciplina implica
trabajo, implica práctica, implica encontrarte con conceptos nuevos;
implica darte en la torre una y una y otra vez porque no nacimos sabiendo,
y sobre todo, realizarlo con esa naturalidad, que al momento que a uno está
cantando, no sabes si es la última vez que lo vas a ser, no sabes que te
puede deparar la vida después y que lo que hagas lo hagas con gozo,
disfrutándolo

*Trayectoria profesional*

 Erika Cortés Pérez tomo su primera clase a los 15 años de edad con la
maestra María de Jesús Cárdenas, ella es una de las mejores sopranos que
tiene Guadalajara y con ella empezó a sentirse atraída por el mundo de la
ópera. Después de estar con esa maestra, Erika empezó a ser más
autodidacta. Varios meses después la recomendaron con la repertorista
Gabriela Cepeda, una muy buena pianista y couch. Por lo tanto, fue llevando
con ellas dos el canto. Al poco tiempo, ya estaba cantando en el Teatro
Degollado ópera para *Amali y sus visitantes nocturnos*, luego la invitaron
a formar parte del coro de Zapopan, sólo que por la edad no pudo
audicionar, pues tenía que ser mayor de edad. Luego se abrieron audiciones,
era la más chica de todas, pues tenía 19 años. Fueron seis años de estar de
integrante del Coro Municipal de Zapopan; tuvieron luego intervenciones
importantes con el maestro Santiago Cumplido. También visitaron bastantes
foros de la ciudad. Le ha tocado estar casi en todos los foros de
Guadalajara: Teatro Degollado, Cabañas, TelMex como refuerzo en una ópera,
en La Flauta Mágica y en varios foros más. Aunque parezca extraño, al
principio de su carrera operística, Erika no recibió el apoyo de sus papás,
pues trataron de persuadirla por otro camino, es decir, el establecido: “ve
al colegio, saca buenas notas, y de ahí ve en qué carrera puedes destacar.
De hecho, nunca fue una alumna convencional, pues fue una pésima alumna,
muy deportista, pero pésima alumna. Asimismo, le fue muy complicado la
cuestión de adaptación con los demás compañeros, porque claro está que
tienes como  algo o quiero hacer esto a temprana edad, no es lo mismo con
los demás niños, que como ellos están en otra frecuencia. No está mal, pero
es muy difícil porque no hay esa integración. Por otra parte, ya después,
una vez que salió, el maestro Arturo Rodríguez le comentó que terminara la
preparatoria y que se fuera a México. Erika se entusiasmó demasiado y aquí
está más determinada y concentrada que nunca. Por su parte, sus padres la
vieron en TV Azteca en una audición para el programa Canta México y les
tocó estar en las eliminatorias, fue una bonita experiencia y dura a la
vez. Sin embargo, a partir de ese día su papá y su mamá se convencieron de
que realmente esa era su profesión.

No comments