Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

Festival Fóbica, presentó: Umbral, Antología de Horror


Primera parte
Por Héctor Medina Varalta

El 31 de octubre en Donato Guerra # 6, con la presentación del libro Umbral, Antología de Horror se abrió  Fóbica Festival del Terror, un evento en el que se reúnen exponentes y amantes del terror en todas sus representaciones, Adolfo López Campaña, coautor del libro, comentó que, la idea surgió de un grupo de escritores que tienen mucho tiempo radicando en Guadalajara. López Campaña se considera un escritor relativamente nuevo en la cuestión de publicación, ya que es director de cine, es decir, produce películas y escribe los guiones de estas. Como le gusta mucho las historias, escribió, en lo personal un libro titulado: Mi nombre es Víktor y soy vampiro, cuando o presentó en esta ciudad, la comunidad vampírica lo invitó a reunirse con ella; en la reunión había ocho personas que son escritores y se les ocurrió que hicieran una antología de terror. De ahí surgió la idea de Alessa Gil y Jorge A. Lozano y empezaron a trabajar, con la condición de que fueran historias de sus propios libros, es lo que en el cine y en la literatura le llaman spin off, es decir, López Campaña tiene la historia de Víktor, pero hay una anécdota entre los capítulos 5 y 6 que no aparece en este libro, entonces nuestro entrevistado hace una historia completa en el libro de Umbral, Antología de Horror y ya es un spin off, es decir, la historia del universo de Viktor, pero no aparece Viktor tal cual, incluye personajes y situaciones de Vícktor, pero es una historia aparte de este personaje.

Autores prestigiados
De esta forma, cada escritor tomó un spin off de sus propias novelas, ya que estos escritores tienen años publicando. Esta es la primera novela de López Campaña, pero estos chavos ya tienen tres o cinco libros. Los escritores son: Alejandro Juárez-quien ha ganado varios premios-, Javier Covarrubias, Jorge A. Lozano, Román Hernández, Alessa Gil, Jorge Aguilar, Sergio Quimor y nuestro entrevistado. De acuerdo a López, Javier Covarrubias es un escritor muy bueno, también tiene varios libros escritos; Sergio Quimor ha ganado varios premios de cuento. Hay escritores buenísimos en esta antología y de sus mismas historias publicaron una historia paralela para publicarlo en Umbral, Antología de Horror. Además, en la citada antología escriben Luis G. Abbadie y Luis Román. En total son ocho escritores en esta antología. Las historias ocurren en Guadalajara, sólo la de López ocurre fuera de la Perla Tapatía y casi todas son de vampiros, sólo dos no abordan a este siniestro personaje. Por otra parte, López aún ignora si la antología se va hacer en cine, ya que se ocupa mucho presupuesto para hacer una historia como esta, hablando de Guadalajara, ya que el cine, hablando del género independiente, se tiene que cuidar mucho los presupuestos; y una historia como la de este libro en la que aparecen vampiros y efectos especiales, se elevan mucho los costos cinematográficos. Por lo pronto, empezarán con Umbral, Antología de Horror.

Sangre Nuestra se presentó en la inauguración del Festival de Tenebra
Adolfo López Campaña, empezó a hacer películas para una cadena de televisión en Estados Unidos hace cinco años, no son películas para cine, aunque una ya salió en el cine, una película tan bien hecha que se llama Pistolas de juguete, en la que aparece Luis Fernando Peña, el actor que aparece en Amar te duele y desde ahí Adolfo empezó a escribir historias para televisión. Ha producido cerca de quince películas para la televisión. Incluso, acaba de terminar su primera película independiente, porque las quince fueron para empresas que lo contrataron. La película se titula Sangre Nuestra también es de horror y se acaba de presentar en la inauguración del Festival de Tenebra y en la Gran Fiesta del Cine Mexicano, son los dos únicos festivales donde la acaba de presentar, ya que en septiembre la terminó de rodar, Adolfo confesé que empezó a hacer videos con sus amigos en la casa donde jugaban, pues su papá compró una cámara de video y empezó a hacer películas con sus amigos. De ahí nació la inquietud de estudiar cinematografía y cuando empezó a hacer cine le empezaron a llamar para trabajar y tuvo tanto éxito que tuvo que abandonar la escuela.
Estoy muy agradecido con estos muchachos que me invitaron a formar parte de su círculo, porque me aventé en el mundo de la literatura sin conocer a nadie y me recibieron en su grupito y ser parte de él y de esta antología, que es para conocer un poquito más de ellos y de su escritura-subraya.
Mi nombre es Víktor y soy vampiroEmpecé haciendo videoclips para cantantes y canales de televisión, realizó más de 150 videoclips en aquellos años y alguien me invitó hacer una película para televisión. Por lo tanto, brinqué haciendo para la pantalla chica, y como de repente a uno lo contratan para hacer historias, pues a veces le dan la historia que a uno no le gusta. Entonces empecé a buscar la manera de escribir las historias que quería hacer para las películas y que esas fueran las que se produjeran, y poco a poco empecé a escribir las películas; hubo una empresa que me contrató y empecé a escribir los guiones y después, después yo empecé a hacer las películas. No obstante, como en México estamos un poco limitados en cuanto a tecnología, presupuesto, entre otras muchas cosas; yo siempre he sido fan de las historias de terror, me gustan las historias sobrenaturales y siempre había querido hacer historias de vampiros, pero cómo el presupuesto es un poco elevado, ese fue el momento para introducirme al mundo de la literatura, de escribir guiones para películas y quise hacer una historia que no me limitara en cuanto a presupuesto y efectos especiales. Entonces, pensé en escribir una novela, así fue como nació: “Mi nombre es Víktor y soy vampiro”, mi primer libro en el cual se desprende la historia que está en Umbral, que se llama: El día que conocí a los monstruos. La trama es acerca de un policía que llega a investigar una escena de crimen después de que Víktor se va de ese lugar. Por supuesto, la literatura me brindó la libertad de crear la historia como yo quise y disfruté muchísimo esa parte, pues cuando uno escribe un guion tiene que estar cuidando que no se vaya a elevar mucho el presupuesto, porque a fin de cuentas, como uno tiene que ir revisando los presupuestos que nos daba la empresa productora, tenemos que limitarnos de alguna manera. Entonces, para mí fue genial escribir la novela y no me limité en ningún sentido, es decir, si el vampiro vuela o no, si brinca o corre; no hubo ninguna limitante en ese sentido-subrayó Adolfo.

No comments