¿Te imaginas estar en Francia en los años 30? ¿En plena efervescencia de París? La obra de teatro “Riñón de Cerdo para el Desconsuelo” nos traslada a esa década para conocer la historia de Gustave.

Riñón de cerdo para el desconsuelo es la historia de Gustave, un escritor que ha quedado eclipsado por los grandes literatos de su época. Acompañado de Marie, su fiel musa, ambos se embarcan en una aventura de obsesión y fantasía para dar vida a una de las obras más influyentes del teatro absurdo.

 

“Es una comedia negra que nos transporta a finales de los años treinta, en plena efervescencia de París. La obra refleja el deseo paradójico de sus personajes por un futuro incierto”, dice Alejandro Ricaño, autor de la obra, que vio la luz en el 2021 bajo la producción de la compañía de teatro independiente Black Hat. Por esta primera versión, la puesta en escena fue seleccionada por el Festival World Duo-Drama Fest, a realizarse en Seúl, Corea del 23 al 28 de noviembre de este año.

 

La función se realizará el sábado 25 de noviembre en el Misong Art Hall, teatro de mediano formato en la ciudad de Seúl y contará con subtítulos en coreano.

 

Black Hat erá la única compañía mexicana en presentarse este año en el festival. Sin embargo, no cuenta con ningún apoyo gubernamental para la realización de este viaje y va con apoyos de la iniciativa privada.

 

Para el 2024, la obra regresa a México para tener temporada en el Centro Cultural Casa Lagunas, en el estado de Tabasco, así como otra temporada en la CDMX.

 

La obra en el festival será protagonizada por Edwina González y por Enrique Marin. González es actriz y directora. Inició su formación actoral en Cuernavaca, Morelos, donde actuó en musicales como Cats, El Mago de Oz, Rent, Jesucristo Súper Estrella y Godspell.

 

Actualmente es productora y directora general de la compañía teatral Black Hat en la ciudad de Villahermosa, Tabasco, donde ha hecho producciones como 'Seussical: el musical de la imaginación', 'Memorias de Blanche DuBois', 'Lorca de Pasión' y POR SUPUESTO, Riñón de cerdo para el desconsuelo.

 

Mientras que Enrique Marin es actor y creador escénico. Cursó estudios en teatro en el Centro Morelense de las Artes y realizó la licenciatura en actuación por la Casa del Teatro.

 

Como actor ha participado en más de una docena de montajes entre los que destacan “La curiosa búsqueda de Marcel de Petrasant”, bajo la dirección de Sandra Rosales; “La Gente”, de los españoles Pérez & Disla; y “Los que soñé ese día que me quedé dormido bajo el puente”, dirección de José Alberto Gallardo.

 

En cine ha sido dirigido por Cristian Proa, Pablo León Olea, Eva López Sánchez, entre otros. En televisión ha participado en series como “Lorenza”, “Hijos de Tigre” y “El Encanto del Águila”. Ha participado en más de 50 performances entre los que destaca “Personal Installation”, del artista austriaco Manfred Grübl. También ha incursionado en la dirección, en la crítica y en la pedagogía teatral.

 

“Riñón de cerdo para el desconsuelo” es una obra del dramaturgo Alejandro Ricaño; y es producida por Black Hat. En la producción ejecutiva y diseño gráfico se encuentra Tony S. Bueno; y en dirección e iluminación Edwina González; ambos en diseño sonoro.

 

Bárbara Flores está como asistente de dirección; en diseño de vestuario se encuentra Aurora Ares; y la realización de vestuario está a cargo de Ana Asunción Flores y de Flor Pech.

 

En el elenco están Bárbara Flores, Enrique Marín y Edwina González (alternando funciones). Ilustración por  Aurora Ares y en producción asociada Marín y Marín Mezcal.

 

Black Hat busca fortalecer la identidad cultural en Tabasco

 

Black Hat es una compañía de teatro profesional independiente que nació para promover y desarrollar proyectos teatrales para fortalecer la identidad cultural de la ciudad de Villahermosa en Tabasco, México, así como una búsqueda incansable de la calidad artística.

 

La compañía surgió de la necesidad de dar voz a talento regional y como una forma de brindar un espacio a actores, actrices, productores y directores de teatro que no tienen la oportunidad de que sus voces sean escuchadas.

 

Tiene su sede en el Centro Cultural Casa Lagunas desde 2019, en la ciudad de Villahermosa, Tabasco; y ha colaborado con diversas agrupaciones locales e internacionales, tejiendo una rica red de conexiones culturales y sociales.