Alexis Gabriela Arias Ascencio, una nueva generación de tablajeras.

Por Héctor Medina Varalta

 

 

Alexis Gabriela es una mujer muy joven y muy guapa, se dedica a la carnicería. Dicho negocio lleva por nombre Mezquital del Oro y es atendida por varias mujeres quienes esbozan una sonrisa a cada cliente que atienden. En ese establecimiento trabajó su señor padre: Francisco Arias Solano, quien después se la compró al dueño del local y le dejó el mismo nombre: Mezquital del Oro,. La encantadora tablajera mencionó que, tanto su padre como su madre, Evelia Ascencio Pulido atendían el negocio. Por su parte, doña Evelia atendía a la clientela en la caja registradora; después empezó poco a poco a dedicarse a la tablajería. Por consiguiente, empezó a despachar como carnicera. No obstante, los padres de Alexis empezaron a tener descendencia.

 

Poco a poco se llega lejos

   Somos cuatro mujeres y un hombre; todos nos enseñamos de alguna manera a trabajar en el negocio de nuestros padres. Hemos estado por etapas. Una de mis hermanas que siempre ha estado en la carnicería es la que está encargada del negocio. Alexis tiene aproximadamente 17 años trabajando en de carnicería. Desde pequeños los traían al negocio; hacíamos lo que podíamos: desde lavar las charolas, barrer y trapear. Me empecé a enseñar desde los 15 años; al principio era difícil, pues cada pieza su manera de ser, es decir, desde hacer un bistec, de hacer un corte o identificar las piezas, ya que en ocasiones es muy complicado, pues se tiene que saber para qué es una pieza, porque no todas las piezas son para hacer bistec y no todas las piezas son para hacer carne molida-mencionó Alexis.

 

Si yo pude, también mis hijas podrán.

   También depende de lo que van a preparar en casa: carne a la mexicana, patitas de cerdo, cocido de res, entre otras, pues cada pieza tiene ciertas características, es decir, algunas piezas sueltan demasiado jugo, otras tienen mucho gordito, tras se utilizan para deshebrar o hacer caldo de res. Alexis resaltó que entre los locatarios del mismo mercado había comentarios de admiración tales como: “no había visto una carnicería atendida por mujeres”. Doña Evelia decía: “si yo pude, también mis hijas podrán”. De esa manera fue como les inculcaron el oficio, así mismo las hicieron muy autónomas, en cuestión de utilizar las herramientas como la sierra que, queriéndolo o no son muy peligrosas. Por supuesto, han padecido accidentes, pero muy graves, pero gracias a los cirujanos no ha pasado a mayores. Alexis es soltera, pero una de sus hermanas que también trabaja en Mezquital del Oro, está casada y tiene dos hijos, es la única casada. Nuestra entrevistada indicó que, parte del servicio que brindan es siempre complacer al cliente, tratan de hacer lo mejor posible su trabajo. Además, también cocinan en casa y demás labores del hogar.

  

Clientes satisfechos   

   Volviendo al tema del trabajo cuando un cliente les dice que no tiene tiempo para hacer de comer, les ofrecen lo que puede preparar más fácil y más rápido. De esta forma, si el cliente quiere el bistec delgadito, lo complacen. Así se han enseñado, ya que con un buen cuchillo todo se puede hacer. Alexis recomienda a las mujeres que quieran abrir una carnicería, que pese a que es un negocio muy pesado también tiene sus recompensas, por ejemplo, lo que a ellas les gusta de este negocio es que se mueve muy temprano. Por otra parte, a que existen muchos supermercados, los clientes saben que la carnicería se abre muy temprano y se cierran las 4 o 5 de la tarde. Por consiguiente, a ellas les queda libre toda la tarde y las aprovechan para hacer todas sus cosas, pero también es muy complicado en cuestión de cuestión de cargar cosas muy pesadas, es un horario de domingo a domingo; de cierta manera es un negocio muy esclavizado, sin embargo, es muy gratificante atender a la clientela, conversar un poco y recibir opiniones muy motivadoras como: “me salió muy buena la carne”, “lo que me sugeriste que me llevara me salió muy sabroso”. Es muy satisfactorio recibir de parte del cliente a las bellas tablajeras este tipo de comentarios.

 

Servicio, calidad y experiencia

   La carne que venden en los supermercados está muy congelada; en ocasiones son importadas de otros países. La carne que vende  Mezquital del Oro es ganado del Rastro de Zapopan. Además, en el rastro tienen todas las medidas sanitarias y de higiene porque de hecho, la carne se tiene que refrigerar mínimo 24 horas para que puedan entregarla. Después, nuestra atractiva entrevistada y su equipo de tablajeras se encargan de descuartizar y deshuesar a la res.

Alexis recomienda que consuman carne local, ya que se sabe si un amigo, un familiar o un conocido está emprendiendo, siempre podemos apoyar a esa persona y en vez de acudir a una empresa multinacional, la persona que necesita que le compren algunas cosas, le va a servir más cien pesos que a una empresa grandísima que vende millones y millones. Alexis siente muy bonito ayudar a otros emprendedores y emprendedoras para que puedan salir adelante eso da mucha gratificación.  Mezquital del Oro, tiene servicio a domicilio a partir de cierta cantidad  de consumo de lunes a sábado.

 

Nos falta mucho para tener equidad

   Como hemos sido muchas mujeres, siempre nos hemos llenado de orgullo saber que sí se puede hacer lo que uno quiere. Tal vez en otras áreas sea más complicado y llenar ciertos requisitos por el simple hecho de ser mujer. Afortunadamente, hay muy pocas cosas que no nos dejan hacer, pero nos falta mucho para tener equidad, pues todavía hay mucho machismo, misoginia y personas retrógradas. También hemos querido atender a clientes que han llegado al negocio y tal vez por el simple hecho de ser mujer no han querido comprar en este negocio. Sin embargo, eso no nos quita el dedo del renglón en seguir continuando día a día en este negocio. Por eso hacemos hincapié a las emprendedoras en que no se desaminen de cualquier comentario misógino, sino que crean que  lo pueden hacer y después entregar resultados-puntualizó Alexis.

Carnicería Mezquital del Oro, local 12 y 13, dentro del mercado Constitución. Teléfono: 33-3660-5008, también tienen whatsapp en el 33-1072-6332. También pueden encontrar el negocio en Facebook ahí pueden dar sugerencias y sus pedidos. 

Post a Comment

0 Comments