Negocios y empresarios - Agency

Breaking

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Sunday, July 26, 2020

Negocios y empresarios

Rostros de México
Por Héctor Medina Varalta

“… México es un país lleno de oportunidades.
Si quieres llegar a donde pocos mexicanos
llegan haz lo que la mayoría no hace.”
Adrián Gutiérrez Ávila

En la actualidad la charrería calificada por algunos como el deporte nacional o como el deporte de México, ha cobrado un interés especial en los medios de comunicación; a la par con la figura del charro, ejecutor de las suertes de la equitación a la mexicana. Para algunos, el deporte de la charrería significa un espectáculo más dentro de las distracciones que hay en el mundo del deporte; sin embargo, se desconocen las razones por las cuales, la charrería a adquirido la cualidad de ser el deporte nacional e inclusive en torno a la figura del charro suelen darse distintas apreciaciones.
Elaboración y confección de trajes típicos mexicanos
Las pequeñas cosas son las que nos llenan de felicidad. A partir de abril del 2020, Coppel te contará 32 historias de 32 héroes, una persona por cada estado de la república. Cada uno de estos rostros es un ejemplo de resilencia, éxito y perseverancia. Por ejemplo,  Al Van Kaam  escribe: “La originalidad de un hombre brilla, no en las cosas que hace, sino en el modo en que las hace.” Esto mismo experimentó la señora María Guadalupe López, madre de 8 hijos y dos de ellos se dedican a la elaboración y confección de trajes típicos mexicanos. Con el objetivo de preservar el traje de charro y charra, una tradición centenaria, originaria de Jalisco; María Guadalupe se levanta todos los días muy temprano para poner su mayor esfuerzo en la creación de trajes de charros y trajes de mariachis. Gracias a la posibilidad de retirar dinero en las tiendas Coppel, los trajes de María Guadalupe y su familia, llegan a todos los estados del país.
Bordan los trajes
María Guadalupe hace trajes típicos de Jalisco y de Oaxaca, todo esto gracias a la posibilidad de retirar dinero en cualquier sucursal de las tiendas Banco-Coppel, pues tiene varios años haciéndolo, pues como, en especial, les trabaja a Guadalajara y a Oaxaca, ahí recibe los depósitos. Doña María Guadalupe, maquila, hace todo lo que sea bordado; el bordado regional de Oaxaca, de los trajes típicos de esa región y de los trajes de charro de Guadalajara. En estos lugares, vendían por estafeta las telas dibujadas; las bordamos y las volvemos a mandar. También hace los trajes de mariachi y de charrería, así como los trajes de charra para mujer. Hay un traje en Jalisco que es regional de Jalisco pero es de escaramuza, ese no lo hacen, únicamente el de charro y charra. Asimismo, los bordados lo hacen en metálicos.
También bordan huipiles
Por consiguiente, los depósitos que le hacen sus clientes los hacen en Coppel, pues no solo trabajan ella y sus dos hijos en esa bella profesión, pues también laboran otras diez personas del sexo femenino; a veces son quince trabajadoras, todo depende del trabajo. Oaxaca mandaba quince trajes por semana. Incluso, acaba de enviar a Houston, Texas una docena de huipiles (es una blusa regional de Oaxaca, aunque también hay un huipil en Yucatán). Ella espera que se muevan esta clase de ropa, pues los mexicanos de ese lugar los están pidiendo, además, las gringas también las compran, eso es lo que le dijo la señora que hizo el pedido y si se venden, le pedirá otra docena y así sucesivamente. Las personas que estén interesadas en que doña María Guadalupe, le tiene que enviar las telas dibujadas y ella y sus hijos con mucho gusto se las bordan, eso no lo hacen las muchachas que la ayudan, eso solamente lo hacen doña María Guadalupe y sus hijos: Andrés Saúl y su hija Guillermina Alejandra.
Huipiles para Houston, Texas
Antes hacía solamente maquila, y en este momento se está dedicando a hacer los huipiles y cocer, y ella los está fabricando; antes hacía tan sólo el bordado y los enviaba a Oaxaca, pero estaba muy cómoda haciendo maquila. Por el momento está fabricando muy poco: los doce huipiles y quince corsets. Amenizando la entrevista vía telefónica, doña María Guadalupe compartió que contactó a la señora de Houston y le envió fotos, ella vio su trabajo y le pidió una docena de huipiles, una blusa que la usan hace cientos de años en Oaxaca, antes los hacían a mano, intercambiaron datos. De esta forma, le hiso el depósito y se los envió por estafeta. De hecho, apenas le llegó, pues duró casi quince días en recibirlos debido a la contingencia sanitaria, es decir, no llegan pronto los envíos.

La charrería, deporte nacional
G. Gillermina Sánchez Hernández, autora del libro La charrería en México: ensayo histórico escribe: En la actualidad la charrería ha sido clasificada como el deporte nacional, no por el hecho de que se practique en toda la República Mexicana ni tampoco por una gran mayoría de sus habitantes, sino porque las suertes que se ejecutan en este deporte son expresiones netamente originarias, practicadas desde tiempos muy remotos por un sector de la sociedad rural que logró consolidarse en el largo proceso de formación de la nación mexicana y que tuvo en sus manos la actividad agrícola-ganadera. Este sector social pese a la afectación de sus tierras pese a la Revolución Mexicana iniciada en 1910, supo dar continuidad a sus gustos y diversiones, ya que al trasladarse al ámbito urbano ahí los reprodujo.
Silvano Barba González, donó un terreno
La asociación más antigua de Guadalajara es la de los charros de Jalisco, que desde 1920 se inició con personalidades como el Lic. Silvano Barba González, Inés Ramírez y Andrés Zermeño Barba. Entonces la charrería era al mismo tiempo que un trabajo, una diversión; en los alrededores de Guadalajara cuando se llevaban a cabo las tareas de herrar, o de llevar el ganado de los potreros a los corrales concurrían invitados al sitio donde se efectuarían estas faenas, debido a que fueron oportunidades para practicar las suertes de la charrería, las cuales finalizaban como un día de fiesta. En 1940, el gobernador del Estado Silvano Barba González, donó un terreno para la construcción del lienzo Miguel Aceves Galindo, con el requisito previo de que Charros de Jalisco se constituyera oficialmente en una asociación.
La charrería en los Altos de Jalisco
En 1957 varias personas originarias de los Altos de Jalisco se constituyeron en la Asociación La Alteña de Charros. Al principio realizaron sus prácticas charriles en el lienzo Miguel Aceves Galindo, pero en 1963 se instalaron en un solar propiedad de Ignacio Zermeño Padilla, cuyo lienzo llevó su apellido. Fue a principios de enero de 1982 cuando esta asociación contó con su propio lienzo llamado La Generala, en terrenos del municipio de Zapopan. Actualmente el deporte de la charrería a tenido tal aceptación popular, que existen en Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá, alrededor de veinte asociaciones de charros (en 1993).
“En gran parte, se lo debo a Coppel”
Retomando la entrevista, la señora María Guadalupe puntualizó: Tengo en casa 78 blusas de terciopelo, trajes nacionales, solamente los lienzos, y son de la señora Geno, para quien le trabajaba. En gran parte, se lo debo a Coppel que está siempre a la mano y ya lo siento como parte de mi vida porque soy un cliente asiduo y, por supuesto, por mi trabajo, pues siempre recibo ahí los depósitos. Además, es una gran ventaja, pues estoy cerca de la tienda, pues vivo a una cuadra. Ahora hasta nos pusieron cajero automático en Tepatlitlán, Jalisco. Ahora estoy más contenta con Coppel-puntualizó doña María Guadalupe.

No comments:

Post a Comment

Post Top Ad

Responsive Ads Here