Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

Armando Ramírez, ya se nos fue

* Intelectual del barrio e ícono de la Cultura Nacional 
Por Alberto Estevez Arreola 
Mi ñeris, mi chavo, mi cuate, mi valedor, mi carnalito o compadre de medio México,fue Don Armando Ramírez, cronísta del Barrio deTepito y otros  barrios de la  ciudad de México, a los que describió plenamente en forma divertida. 
De la gente contaba sus profesiones, sus vecindades,  negocios, las tradiciones como los xv Años tradicionales y cena con pozole, con imitadores del Sonido La changa o también al bailarín de  finos "papos" hechos a mano, saco colorido y pluma en el sombrero, el clàsico Pachuco (como vestía Tin Tan, en sus películas) Si señores esa narrativa- endayo desde el Salón " Califas"de Tlalpan. 

Alburero por tradición y culto por convicción Armando,  logró fama y  gloria porque hablando de los famosos como El Santo Enmascarado de Plata, María Felix, Agustín Lara, Marilyn Monrroe, Rolling Stones, El Tri,  Cantinflas, La morenita nuestra amada Virgen de Guadalupe o incluso de las sabrosas y baratas Tortas Robles de la Alameda, era un grandioso folclórico urbano describiendo " todo el Rocanrrol". 
Escritor que paso al cine con la épica "Chin chin el Teporocho" o " Ratero"  sacadas de su visión sensacional de vida cotidiana y convertidas en lecturas favoritas que confirman que en el barrio también hay letrados de sepa, él nació en Tepito,  Armando fue parte, por cierto, 
de Tepito Arte Aca,  facción social dedicada a intentar mejorar la cultura de los habitantes del barrio y tratando de dirigirlos a su mejor futuro y logró esa idea lo que aún hasta hoy existe. 
Eso habla muy bien del que fue este Cabellero fue  para nuchos 
"una dama" por su forma tan  amable y sencilla en el trato a la gente. 
CONOCIENDO A ARMANDO 
En alguna ocasión me tocó conocerlo como colega cuando fuí a un evento por el mejor Periódico EXCELSIOR y le salude e hizo un gesto de aprobación y saludo de mano. Vestía corbata de moño y tenía su micrófo listo. Ahi note que era un personajazo en toda la  palabra cuando  ARMANDO comenzó a narrar de una manera  admirable el evento. Y, así como hablaba escribía este buen amigo cuyas crónicas eran similares en sus columnas escritas para los màs importantes diarios pues era el único que  utilizaba el Caló mexicano y su exclusivo Léxico personaluzado. 
Su muerte es lamentable y  nos  permite una pregunta:  porque  Armando Ramírez con toda esa trayectoria no fue alguien como él que es todo cultura, incluso un ícono, el titular de la Secretaría  Cultura de esta ciudad y no Sergio Mayer, por dar un ejemplo de lo loca que esta sociedad. Pero en fin, descance en paz Don Armando,  hijo de... tu predilecto e inolvidable  barrio donde también hay mexicanos muy  valiosos para México. Porqye ...Qué tanto es tantito!

No comments