Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

Hombres de letras

Editorial PAX, presentó en la FIL La Medicina Personalizada
Segunda parte
Por Héctor Medina Varalta

De acuerdo al doctor Jean- Claude Lapraz autor de La Medicina Personalizada, es muy importante no jugar a ser aprendiz de brujo con los aceites esenciales, muy de moda hoy en día, pocas personas están siendo realmente informadas de los riesgos que pueden correr a veces al entregarse a la automedicación ramplona. Se trata de productos muy antiguos incluso a dosis muy bajas y sus efectos pueden manifestarse rápidamente en cualquier sujeto, en función de su propio estado. Se puede entender que no es apropiado recomendar a un sujeto asmático el aceite esencial de romero, de orégano o de mejorana, cuando se sabe que estas plantas estimulan la actividad del sistema parasimpático. Este sistema tiene entre sus efectos disminuir el diámetro de los bronquios, entorpeciendo así el aporte de oxígeno que el enfermo requiere desesperadamente. Peor  aún si su sistema neurovegetativo parasimpático es ya demasiado activo. ¿Pero acaso alguien habrá hecho el diagnóstico requerido?
Respuesta inquietante
De la misma manera, ¿quién advertirá a esa mujer a quien se le aconsejó usar aceites esenciales de comino, de ciprés, de angélica o de salvia, que corre riesgo al absorberlas porque ella tiene marcada tendencia hiperestrogénica, y esas plantas poseen una fuerte actividad estrogénica que sólo incrementará su equilibrio hormonal ya existente? ¿Quién informará a un paciente aquejado de un crecimiento de la próstata acerca de los riesgos que se corren de retención aguda de orina si consume los aceites esenciales de serpol, de ciprés y de tomillo que le aconsejaron para tratar su bronquitis, pero cuya acción en el sistema neurovegetativo puede favorecer la aparición de un bloqueo del esfínter de su vejiga? ¿Quién sabe que los aceites esenciales de nuez moscada o de hisopo pueden desencadenar crisis epilépticas en sujetos sensibles? Este vasto problema de las interferencias debería de ser tomado muy en serio, y sin embargo algunos practicantes lo pasan a menudo por alto. Como prueba de lo anterior, va el testimonio de un enfermo: Sabe doctor, consulté a un hospital para mi poliartritis, y cuando le pregunté al especialista que me atiende si podía seguir tomando mi tratamiento fitoterapéutico para soportar mejor los antiinflamatorios, que me prescribe, me respondió, sin siquiera preguntarme de qué se trataba: “¡no hay problema, señora, no tiene la menor importancia, haga como quiera pero de todas maneras eso no le puede hacer daño”. Respuesta más bien inquietante.
Es muy importante el diagnóstico

Por su parte, el traductor de esta obra y del Tratado de Fitoterapia Clínica. Medicina y Endobiogenia,  doctor Paul Hersch Martínez, expuso que la Medicina Personalizada fue escrita de manera conjunta por un médico y una paciente. Esto hace que el libro tenga interés tanto para pacientes como para médicos; es un libro de divulgación, pero que tiene bastantes elementos profundos, en términos de la propuesta de una medicina personalizada, pero no en el medicamento en sí como ahora se está planteando en la genómica, sino unaMedicina Personalizada que implica la individualización del paciente en su perfil particular como ser humano, pues hay muchas vertientes. Pero desde el punto de vista médico, dentro de estas vertientes, hay una de cómo funciona el cuerpo de cada individuo en términos fisiológicos. El autor hace mucho énfasis en una cosa, que ha sido diseñada, es decir, el libro habla de fitoterapia o el uso de plantas medicinales, pero hace mucho énfasis, en un aspecto fundamental, que es el diagnóstico, es decir, qué es lo que tiene la persona antes de que hablemos del uso de un determinado recurso terapéutico.
Programa de medicina integrativa en la Ciudad de México
El libro plantea cuestiones que son muy aplicativas, hoy en México porque tiene que ver con una aspiración de todo paciente de que se le tome en cuenta como individuo en su particularidad, no como uno más. De esto habla el libro, tiene ejemplos de este tipo de aproximación, que tiene mucho que ver con el caracterizar la situación de cada paciente. Es la experiencia de un médico con más de 45 años de práctica usando plantas medicinales, pero en un enfoque muy rigoroso de diagnóstico y la experiencia de la paciente y coautora de esta obra, Marie-Laure de Clermont-Tonnerre, pues en el libro narra cómo llegó a conocer a ese médico y cómo ha ido evolucionando. También hay ejemplos de otros aspectos, es decir, hay un capítulo en el que se habla como la fitoterapia es una medicina integral y tiene espacios ya aplicativos. Lo interesante de estos dos libros, es que hablan de una propuesta práctica que ya está en operación. De hecho, se habla que la fitoterapia al igual que la Medicina Personalizada se está practicando en la Ciudad de México, donde la Secretaría de Salud de la capital impulsa un programa de medicina integrativa, donde se usan plantas medicinales en este marco en un servicio público, lo cual es interesante.
La ciudadanía pidió que se incluyera el uso de plantas medicinales
Desafortunadamente, por la falta de cultura de la Medicina Personalizada, la mayoría de las personas acuden a comprar las plantas a cualquier mercado popular del país, sin saber que puede, en algunos casos, repercutir en su propia salud, resultando una paradoja porque quienes son facultados como médicos en este país por las universidades, desconocen el principal recurso terapéutico de la medicina popular, que es el de las plantas medicinales, sobre todo, en un país con una cultura biocultural tan importante como México. Por lo tanto, se está tratando de llenar este hueco, y la historia de cómo es que se da este servicio público. También es interesante porque va de la mano del proceso de democratización que no está consumado en su totalidad, pero que parte a fines de los años 90 cuando se hace por primera vez la elección del jefe de gobierno de la capital de la república. Quien desde afuera no conoce al país se extraña mucho que por tantos años, el gobernante de la capital del país no era electo por el pueblo, sino que era definido por el presidente, es decir, a dedazo. Esta situación cambió desde 1997 o 1998. En el momento que se elige un jefe de gobierno, también se inaugura la figura de la asamblea legislativa de la Ciudad de México, en dicha asamblea algunos de los legisladores proponen formar foros sobre salud y atención; en esos foros públicos la gente pidió una atención de calidad, recursos suficientes, pero también pidió que se diversificara la terapéutica: que se incluyera la acupuntura, homeopatía y, por supuesto, que se incluyera el uso de plantas medicinales.
El estado tiene una cuestión de salud pública
De ahí viene el origen de esta experiencia que se relata en el libro, que se abre en el 2011 una clínica al público, ubicada en la colonia San Rafael en la Ciudad de México, que ha estado aplicándola de manera continúa desde el año 2011. Se está hablando de una propuesta replicable, una propuesta que está llamada a crecer. Por dicha razón estos libros son importantes: Tratado de Fitoterapia Clínica. Medicina y Endobiogenia y La Medicina Personalizada. Recuperar y conservar la salud desde una perspectiva endobiogénica, pues presentan al público estas alternativas, y las presentan no como una panacea, las presentan dentro de un marco, donde es muy importante, si se va hablar de Medicina Personalizada, rescatar la dimensión de ciudadanos de los pacientes, porque ese es otro problema que tiene La Medicina Personalizada. No se está descartando que se requiera los avances científicos y tecnológicos biomédicos, ahí en todo caso el problema no es la tecnología, el problema es el acceso a la tecnología. En ese sentido, la biomedicina, usualmente concibe al paciente como una persona esencialmente ignorante que necesita para sanar ser obediente. Por lo general se habla de otra figura de paciente: que sea responsable de su salud, que no delegue el cuidado de su salud en un “profesional” o en una institución, que, por supuesto, el estado tiene una cuestión de salud pública y el estado tiene que asumir esto.
Los haberes de la población
Tenemos que entender que el paciente puede ser un ciudadano, no un paciente ignorante o pasivo. Esa es una parte de la Medicina Personalizada en este marco. Por otra parte, hay una situación, inclusive racista y desprecio de los propios pueblos; no se trata de idealizarlos; el problema básico que ha habido, es un epistemicidio, es decir, han matado los conocimientos de la gente, porque al sector de esta población se le ha considerado ignorante, en el sentido de que sus conocimientos son infantiles, son de segunda calidad o que son transitorios. Esa es una parte de la herencia de un modelo de ciencia que no reconoce que hay una multiciplidad de voces y de maneras de aproximarse a la realidad, y por lo tanto, debe de haber una apertura para tratar de comprender; estamos hablando de adecuar la metodología a la realidad y no de tratar de forzar a la realidad a nuestra metodología. A lo que voy es a que estamos hablando en estas propuestas de Medicina Personalizada y de Fitoterapia Clínica, que hay una base referencial, que es la de los haberes de la población, no lo decimos demagógicamente ni es un discurso. Es que hay muchísimas amas de casa en este país, sea en la ciudad o en el campo, ellas ya saben de plantas, tienen una experiencia que no debe desdeñarse. No sé ha de idealizar, pero tampoco se puede descalificar. Entonces, sobre esa base, hay un montón de elementos que son los que nos permiten ir a una propuesta más incluyente, más respetuosa y más inteligente y eficaz.

La importancia del proceso diagnóstico
Por lo tanto, el valor de estos libros radica en que se basan en una metodología que no desprecia el diagnóstico. Porque ese es otro problema de las llamadas medicinas alternativas, que a menudo forman parte de un retorno a la naturaleza, que es muy válido, pero a menudo es un retorno a la naturaleza mercantil. Es decir, no hay una visión más integrada, que se entienda, de que la salud no proviene de los remedios; la salud proviene de las condiciones de vida. No se está levantando la bandera de la planta medicinal, hay muchísimos elementos en juego, pero uno de ellos, el más importante, es la planta medicinal. Lo que estamos hablando es de la importancia del proceso diagnóstico. Se habla del uso de baños, masajes, entre otras alternativas, pero no se pone atención en el derecho del paciente de contar con un diagnóstico. Este es un punto fundamental de una medicina de calidad-puntualizó.  

No comments