Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

La Academia inició, casí perfecta


Por Alberto Estevez Arreola

*La Mano de Alberto Ciurana imponente

La Academia comenzó con la marca del experimentado productor Alberto Ciurana, a todo lujo, con buen ritmo y a tambor batiente en emociones varias, cuasi perfecta. Las voces y sueños de los concursantes crearon una buena Gala, que fue más emotiva al presentar al público televidente un Homenaje a Joan Sebastian muy sentido y luego un Performance con participación de todo el talento Azteca TV incluyendo a la ganadora de Mexicana Universal. Y como ya es costumbre en todas presentaciones de sus telenovelas o programas, ahí estaban una vez más, protagonizando el suceso, los conductores del programa Ventaneando, con Paty Chapoy. Todos muy contentos.
Pero el verdadero protagonista del éxito fue Adal Ramones, quien sacó algo de psicólogo. Le dio un toque diferente a La Academia. La levantó, como él dice “arribotota”. Se vio inmejorable con su estilo y combinando los buenos “puntachos” en el transcurso de la trama musical, que la hicieron más amena.
La Academia fue diferente, fue Otro Rollo,  con un Ramones muy atinado en su trabajo al grado de que, hablaba con cada uno de los concursantes, incluso con los tres que quedaron fuera de la contienda. Esto fue lo muy positivo, pues permitió que los neo cantantes se sintieran más en confianza, apoyados y a la vez, permitió un mejor desarrollo de sus números musicales.
Tres de los aspirantes quedaron fuera y esa fue la parte triste del espectáculo pues pobres chavos iban con todo  y de repente ya no forman parte de este círculo del éxito. Esperaríamos público y periodistas que la Academia, reconsidere esa postura. Que permitieran que los expulsados tengan una oportunidad más y muestren de qué están hechos.
Esto por una razón poderosa. ¿Cuál es? Pues que estos chicos que no entraron a La Academia, fueron vapuleados con críticas severas, digamos que fueron correctas pero muy lastimosas. Luego quedan fuera ¡Que terrible!  Es incluso inaceptable para algunos el hecho de que no hayan  podido expresarse al menos durante los primeros programas.
Los jueces, excelentes tal y como se esperaba: Arturo López Gavito, es quien yo pienso, es el más preparado, por su  experiencia en música y canto. A Gavito le conozco hace muchos años. El era un alto ejecutivo de una multinacional de discos y yo reportero del viejo EXCELSIOR.   
Horacio Villalobos, súper firme muy  certero, a veces muy duro, hasta rudo que causó tensión, temeridad, entre los concursantes, sus familiares y amigos, pero se le reconoce lo que sabe. Eso le pudo un especial matiz muy atractivo al grado de que nadie se acordó de Lolita Cortés.
Edwin Luna, por su parte comentó varias veces  “estoy de acuerdo con mis compañeros”. Quiso ser menos duro, porque él vivió la experiencia de ser Académico y se vio ecuánime. Por su parte la que está convertida en un mujeron, hermosa y con una voz privilegiada es la muy buena cantante Edith Márquez, poniéndole su parte interesante a la crítica con sus detalles muy claros.
La Academia comenzó así con la mano de Alberto Ciurana,  quien como si fuese un cirujano de la televisión operó en La Academia en su primera noche, para dejarla con nueva vida, nueva expectativa, muy buen ambiente de los invitados y un Adal Ramones, que no cambia es el mismo que todos hemos visto siempre: Excelente.
Se me olvidaba: Chacho Gaytán, talentoso pianista fue el autor del Performance, que gustó a los asistentes.

No comments