Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

Jorge Andere Martínez, presentó Hic et nunc: Los cuentos del búho


Por Héctor Medina Varalta





Hic et nunc se sitúa en una zona limítrofe de cuentos para niños y cuentos para adultos. Une generaciones, la del abuelo cuenta cuentos del autor con la del autor que deja sus cuentos a sus nietos. Los relatos están llenos de metáforas, recuerdos, sueños, ilusiones, ideales, pero también de una conciencia crítica de la realidad de hoy y de siempre. Las narraciones, repletas de aspiración al amor, la solidaridad, el juego, la risa, el encanto, no niegan la irrupción trágica del dolor quebrantador de conciencias, pero no caen en la inútil desesperanza. El sufrimiento forma parte de la existencia, pero Hic et nunc, al unir al hada fabulosa con el sapiente búho, cuenta que, finalmente, lo bueno vence al mal; ésa es su gran herencia en estos tiempos de desastre- escribe Patricia Gutiérrez-Otero.

Por su parte, Andere Martínez asegura que para escribir este libro, hubo varias fuentes de inspiración: desde que sus hijos estaban pequeños-como lo hace en varias narraciones uno de sus hijos y otra que hace una de sus hijas, ya que Jorge acostumbraba contarles cuentos, y siempre ha querido soltar la imaginación. Ahora que tiene nietos, pues, le piden que les cuente cuentos y empezó con esa intención, pero de pronto se escapó, y se fue a un mundo donde hay una zona limítrofe entre niños y adultos. Son cuentos que tienen como contenido y reflexión, y qué es la inspiración; tal vez algunos cuentos de la infancia, sus experiencias, viajes, estudios, reflexiones, años en terapia, experiencias de amor placenteras y dolorosas, es decir, todo lo que viene a configurar la propia experiencia. Entonces, todo eso es la fuente de inspiración.

Secuestro de la infancia
Como los niños de ayer ya no actúan de la misma forma, pues mucho influye la tecnología, se le preguntó al respecto y contestó que no le gusta hacer generalizaciones porque, finalmente, los niños de una familia pueden ser distintos a los de otra familia. Depende cuál es la cultura de cada familia, si esta cultura familiar provee muchos aparatos técnicos, lap top, televisión y demás, pues el niño crece con una mentalidad dirigida a ese tipo de cosas. Por ejemplo, tanto sus hijos como sus nietos han sido educados en un ambiente metacognitivo, que tiene que ver más con escuelas, que en los primeros años de la formación del escolar, no se meten tanto a la tecnología, más aún, con el contacto con la naturaleza. De hecho, uno de los cuentos titulado La dama de blanco, habla de una experiencia de una diferencia de educación entre una escuela tradicional, clásica, en donde el maestro tiene la verdad, a una escuela a donde el niño se convierte en participante de la educación, pues, no se enseña tanto como se aprende y se generan ambientes de aprendizaje: los niños tejen, danzan, juegan con los animales, hacen hortalizas, etcétera. El escritor considera, atinadamente que, aunque la tendencia, en general, es hacia la tecnología, hay ciertas islas que se salvan de este secuestro de la infancia.   

Un diálogo entre la letra y la pintura
Jorge Andere también comentó que la ilustradora del libro, Carmen Cabral, es una amiga desde hace más de 40 años, recordó que ella pintaba y fue todo un proceso, pues la realización del libro le llevó tres años. Jorge le entregaba a Carmen los cuentos y ella con su estilo, con su creatividad y propia percepción con la que interpretaba los cuentos, porque finalmente, cada lector edita los cuentos, empezó a dibujarlos; hizo cada ilustración con pinceles pequeños, y con la acuarela que es tan difícil. Por lo tanto, Jorge Andere quedó muy complacido porque verdaderamente hubo un diálogo entre la letra y la pintura. Esto se puede ver reflejado en el colorido y en los matices, los detalles, etcétera. Fue una linda experiencia y creando con Carmen Cabral.
Por el momento toda mi mente, mis sueños, están encaminados hacia esta obra; y hasta que no se da el nacimiento de la obra, no piensa en otro libro, al menos por el momento. Su obra se fue fraguando en sus primeros lectores, que han sido sus hijos y sus amistades.
El maravilloso mundo de la imaginación 
Cuesta trabajo comprender que quien escribe puede atrapar al lector en cada cuento, porque finalmente son historias, que reflejan en metáforas: cosas, experiencias del inconsciente, que todos los seres humanos vivimos. Así que, no es extraño, que de pronto, algún lector se sienta protagonista de uno de estos cuentos; y los personajes que con los que Jorge entra, son el reflejo de lo que significa la obra: un búho ve en la noche u oscuridad como lo es el mundo del inconsciente y una hada que crea ilusiones, que descubre fantasías, que sigue sueños. Por lo tanto, ese juego entre el sueño y la oscuridad, finalmente crean los simbolismos en cada uno de los cuentos, y se le da vida a objetos, seres inanimados, animales, naturaleza y personas. Espero que, en cada cuento, el lector, se entusiasme y apasione por descubrirse a sí mismo en cada uno de los personajes. El libro estará en todas las librerías-puntualizó.

No comments