Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

A 10 años de la muerte de Michael Jackson, Paul Morley reflexiona sobre la cultura mediática y nuestra obsesión con las celebridades.



Michael Jackson murió el 25 de junio de 2009 en Los Ángeles de una sobredosis de propofol y benzodiazepinas. Para entonces, su agotamiento, paranoia y mala salud eran un secreto a voces; de algún modo, era como si ya llevase muerto un tiempo y la muerte real no fuera sino un gran final dramático con el que se coronaba una existencia que, desde muy temprana edad, estuvo marcada por el talento y el estrellato, pero también por la infelicidad y la polémica.










No comments