Hombres de letras...

Andrés Orozco Vidal presentó Dos Mundos Malitzin y Gonzalo

Primera parte

Por Héctor Medina Varalta

 

A Andrés Orozco Vidal  le han preguntado por qué escribir una novela de historia, la respuesta es, “porque México es un país con una riqueza cultural extraordinaria: hay tantos personajes, tantos protagonistas y, sobre todo, porque la historia hay que estarla revisando constantemente, es decir, para que tenga validez, la historia tiene que estar permanentemente sujeta al análisis, al escrutinio, a la opinión de diversas personas, de diversos enfoques para que pueda seguir manteniéndose viva. La historia está viva, en la medida en que nosotros la analizamos, la revisamos, la comentamos y, el tema de la Conquista viene siendo un contenido sensible, es una herida abierta para la consciencia nacional para los mexicanos y yo creo que en la medida en la que, con mucha honestidad y con mucha ética revisemos los hechos y los recreemos y los compartamos, podremos irnos reconciliando con ese pasado que tanto nos ha costado asimilar, porque la historia es mucho más que una visión miope en el sentido de que la historia no solamente son los conquistadores y los conquistados, no solamente son los protagonistas y los antagonistas, ni los héroes ni los villanos, ni los buenos ni los malos.


Malitzin no fue traidora

   La historia cultural y desde el punto de vista de las civilizaciones es mucho más que un enfoque simple y tan sencillo, y desde luego que, uno de los grandes riesgos de la historia es cuando se utiliza de manera maniqueista o cuando se utiliza de manera ideológica para justificar un régimen. Orozco Vidal considera que es válido todos los puntos de vista, pero a partir de confrontarlos con otras fuentes, con otros historiadores y con otros enfoques. Por otra parte, el historiador afirma que,  Malitzin (la Malinche) es un personaje extraordinario de la historia, muy conocido: la historia de Malitzin sufrió una traición cuando los historiadores le dieron el mote de traidora o el malinchismo. Esto es totalmente injusto, porque en primer lugar, ni se llamaba Malinche sino Malitzin y no fue traidora por tres razones: la primera, a ella no le dieron a escoger un destino y ella se vio obligada desde los diez años de edad, que fue raptada y vendida y, a los 15 años, entregada a Hernán Cortés. Desde esa edad tiene que afrontar los peores acontecimientos de su vida, acontecimientos que arrumbaron toda una estructura social, en este caso, de los mechicas del mundo indígena en general, sobre todo en el altiplano y, no sólo sobrevive sino que es un personaje importante en la iniciación de lo que es la Nueva España.

 

300 años parecen que quedan en el olvido

   Ese periodo de la historia en México es como una laguna oscura; la historia oficial o, por lo menos, la que nos enseñaron en la escuela, parece ser que, brinca desde el 13 de agosto de 1521, de la caída de México Technotlitan, a la época e inicio de la Independencia en 1810. Esos 300 años parecieran ser que quedan en el olvido. Esos 300 años hay que reconocer, que nos conformaron más como como país que los anteriores milenios de las culturas prehispánicas, nos guste o no nos guste. En la actualidad cuando nosotros vemos en nuestro entorno, vemos muchas más cosas, por ejemplo, la Época colonial y de la cultura europea que del mundo indígena. Y si tenemos poblaciones indígenas hablantes de las lenguas originarias. Ahí es donde deberíamos enfocar nuestras baterías y deberíamos poner atención a nuestros indígenas en nuestras banquetas pidiendo limosna. Esto lo comentó nuestro entrevistado porque, a final de cuentas, lo que tenemos que hacer es analizar la historia, revisarla y no caer en un simplismo de los buenos y los malos, de los vencidos y de los vencedores, de los conquistadores y de los conquistados, pues es un punto muy débil de la historia; desde el punto de vista civilizatorio es mucho más que ese tipo de enfoques.

 

Gerónimo de Aguilar se hace Nacom

 Por otra parte, Gonzalo Guerrero, es un personaje extraordinario. Por consiguiente, Orozco Vidal se vio en la obligación desde que supo de su gran odisea: Gonzalo Guerrero es un español que naufraga hacia 1511 y va a parar a las costas de Yucatán. Probablemente muy cerca de Tulum y con una veintena de españoles son sacrificados 18 de ellos y solamente sobreviven dos: Gonzalo Guerrero y Gerónimo de Aguilar, que se sabe muy bien de su historia porque posteriormente se incorpora a la expedición de Hernán Cortés hasta la conquista de México Technotlitan. Pero, Gonzalo Guerrero que es el compañero de Gerónimo de Aguilar que sobrevive a ese naufragio, él se queda en la zona maya, se integra, se forma a la cultura maya y llega a ser un personaje importante para la guerra, porque tenía conocimientos militares y se hace Nacom (es el nombre en idioma maya utilizado para designar al líder militar o capitán de los guerreros en una localidad o batabil), jefe para la guerra en el cacicazgo de Chac-Temal.

Post a Comment

0 Comments