Es tiempo de cambiar la historia de la Obesidad en México.

 Salud

Primera parte

Por Héctor Medina Varalta

 

En México y el mundo se debe reconocer a la obesidad como una enfermedad seria, crónica, multifactorial, asociada a multiples factores de riesgo y enfermedades y con un alto costo para los individuos, los sistemas de salud, la sociedad y los gobiernos.

·      

* Tres cuartas partes de los adultos mexicanos viven con obesidad o sobrepeso, de acuerdo con cifras de la ENSANUT 2018-19.

 

*     Ifa Celtics presenta su campaña “Cambia la historia de la Obesidad” que tiene información de valor para los médicos, pacientes y familias en su página https://obesidadseriamente.mx/ 

 

Guadalajara, Jalisco, enero de 2022. Angélica Vargas, representante de IFA, Salud Metabólica y coordinadora de este magno evento, presentó al Dr. Ricardo Luna, quien señaló que, la obesidad, ya reconocida a nivel mundial como una enfermedad; dicha enfermedad está causando muchos estragos en nuestro país, tanto en temas de salud como en costos. “Estamos aquí como un conversatorio, una charla amena donde podamos abordar estos temas. Tengo el gusto de presentar a la Dra. Victoria Ragme, a la licenciada Alicia Ramírez Huerta y al Dr. julio Morfín. Vamos a estar conversando acerca de la obesidad y cómo podemos estar cambiando la historia de nuestro país, es decir, que la obesidad requiere un llamado a la acción”-opinó el galeno.

El 70 por ciento de los pacientes con obesidad no se diagnostican

   Por su parte, la Dra. Victoria Ragme, opinó que, se necesita urgentemente un llamado a la acción porque la obesidad muchas veces no estamos conscientes de que es una enfermedad y debe ser tratada como tal. Las estadísticas indican que más del 70 por ciento de los pacientes con obesidad no se diagnostican; se diagnostican un 20 por ciento y sólo se trata un 2 por ciento. Es tan importante, porque la obesidad da a pie a otras enfermedades no transmisibles: hipertensión, colesterol alto, diabetes, eso va a dar pie a daño renal si se sigue con malos estilos de vida y sin tratar la obesidad. Eso puede dar pie a un infarto cardiaco o cerebral, daño renal, si se sigue con malos estilos de vida y sin tratar la obesidad.  

 

Tormenta de psitoquinas o citosinas

   Esta enfermedad antes del covid, era ya el principio de otras enfermedades; ahora con el covid, se considera una enfermedad como un estado de inflamación crónica de bajo grado. Además, la obesidad tiene dos condiciones que son muy graves para este tiempo de covid: la inflamación, los estados de covid se agravan por la inflamación; las personas obesas ya tienen una inflamación durante toda su vida al cruzar con obesidad y otra: la tormenta de psitoquinas o citosinas “es una falla del sistema de defensas, es decir, el sistema de defensas, en lugar de proteger empieza a hacer una reacción en contra del cuerpo. Por consiguiente, si se trata a la obesidad, hay menos riesgo que los estados de covid sean graves; si se trata la obesidad se corre menos riesgo de que los estados de covid sean graves y menos riesgo de padecer prediabetes, diabetes, pero desafortunadamente y culturalmente, la obesidad no se percibe como una enfermedad, no se percibe que la persona obesa es vulnerable a otras condiciones. Este llamado a la acción es muy importante, porque se puede llegar la consciencia de que empezar a tratar la obesidad es empezar a tratar muchas enfermedades y complicaciones.

 

 Lo más grave son las complicaciones 

   Por otra parte, Prácticamente en las redes sociales hay muchos influencer que están dando dietas de modas y dichas recetas no son saludables no para tratar la enfermedad de la obesidad, inclusive pueden traer complicaciones de los pacientes que se enfrentan al covid-19. Referente a este tema, el Dr. Ricardo Luna preguntó a la licenciada en nutrición,  Alicia Ramírez Huerta, acerca de la prevención de las enfermedades y que todas las enfermedades están relacionadas con la nutrición o tendríamos que tener una alimentación característica. En el caso particular de la obesidad, como ya se ha mencionado, se trata de una enfermedad. Lo más grave no es tener la obesidad sino las complicaciones y las comorbilidades que pueden traer.

 

Acción, palabra mágica

   “Si nosotros ponemos nuestro cuerpo en un peso saludable. No es lo que nos está forzando o que nuestra sociedad se nos obligue, sino en un peso saludable, de acuerdo a las características de cada individuo. Por ejemplo, si un paciente pesa 120 kilos y la tabla nutricional indica que debe pesar 70 kilos, bajar un 10 por ciento le ayuda mucho. Por lo tanto, si nosotros tenemos un peso saludable, vamos a poder prevenir todas aquellas morbilidades, todas aquellas enfermedades que son secundarias a la presencia de la presencia de la obesidad. Entonces, un tema de alerta es el sobrepeso. Si nosotros estamos con un peso hacia arriba, pongámonos a la acción. Quiero insistir mucho en un tema muy importante. Hay una frase que dice: ‘Somos lo que comemos’, sin embargo, considero que no somos lo que comemos. Es decir, para tratar la obesidad, una enfermedad muy compleja, no solamente es seguir un plan generado por un grupo, porque además, tienen muchos asegunes. Hay un tema muy álgido que lo quiero poner en la mesa: actualmente, las personas hacen uso de muchas alternativas intentando lograr un buen peso: usamos la consejería de la comadre, de la amiga, usamos al ‘¿Dr. Google’, dietas milagrosas y los influencer definitivamente.

 

Las mamás hemos cambiado mucho nuestro estilo de vida

“No es mi intención hablar mal de nadie, pero quiero, por favor, hacer un llamado a la consciencia, que para tratar la obesidad, es muy importante acudir al especialista o a una persona que tenga las credenciales necesarias y suficientes para tratar esta enfermedad. Es muy importante, la participación, no del nutriólogo únicamente, el médico tiene un papel muy crucial; el médico es quien diagnostica. Es muy factible, si una persona que vive con obesidad puede tener otras enfermedades asociadas: diabetes, hipertensión. El médico es el que hace el diagnóstico preciso, es la persona que prescribe un tratamiento farmacológico, el que hace la historia clínica, la evaluación y el nutriólogo es la persona que va a encargar del tratamiento nutricional. Es muy importante entender que es una patología sumamente compleja. La obesidad no se resuelve con una dietita o yendo al gimnasio; es un padecimiento complejo que requiere un equipo multidisciplinario. Por último, en relación a la dieta, hay que volver a lo que somos en realidad. Nuestra alimentación hace 20 años era muy diferente, las mamás hemos cambiado mucho nuestro estilo de vida, los platillos que se comía antes en casa no es la misma porque las mujeres estamos muy ocupadas. Además, la comida rápida es muy barata, pero es un alimento muy alto en grasa, harina refinada, colesterol LDL, el llamado "colesterol malo", en las arterias. azúcar y sal. Desafortunadamente, estos patrones de alimentación han ido cambiando y las cifras nos lo dicen. Una recomendación que parece muy trillada, es volver a los alimentos naturales; introduzcamos en nuestra dieta frutas y verduras, nutriéndonos muy bien”-puntualizó la nutrióloga. 

Post a Comment

0 Comments