Advertisement

BannerFans.com

Breaking News

México, primer lugar en consumo de alimentos procesados, con una ingesta promedio de 214 kg. por persona al año



En México, el sobrepeso y la obesidad se han convertido en un problema de salud pública creciente. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), entre 2012 y 2016, este padecimiento aumentó 10 puntos porcentuales en mujeres adolescentes que viven en ciudades, lo cual representa casi al 40% de mujeres menores de 21 años en zonas urbanas. Datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señalan que México ocupa el primer lugar en Latino América en consumo de alimentos ultra-procesados con una ingesta promedio de 214 kg por persona al año. Actualmente, 19.5% de los adultos que viven en los 35 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) padece obesidad, registrando un índice de masa corporal mayor a 30 kg/m2. En su reporte Obesity Update, la OCDE informó que México ocupa la segunda posición entre las naciones con mayor obesidad en adultos con 32.4%, después Estados Unidos (primer lugar con 38.2%) y antes que Nueva Zelanda (tercer lugar con 30.7%)  y estima que esta cifra aumentará a 39% para el 2030 en nuestro país.
Después de varios años de una investigación, realizada por el Comité Científico Internacional de Laborotorios Ysonut, en colaboración con un grupo de expertos en salud, que incluyó médicos, farmacéuticos y profesionales de la nutrición, se desarrolló un protocolo de Nutrición-Salud con aval científico y eficacia constrastada,registrado como Rythmonutrition®, que se presentará a nivel mundial en octubre de 2018, para ayudar a hombres, mujeres y jóvenes de todo el mundo a solucionar problemas como el sobrepeso, la obesidad, el síndrome metabólico, la carencia de nutrientes y para corregir los malos hábitos alimenticios.
Médicos de diferentes países del mundo estudiaron los ritmos biológicos de sus pacientes, las necesidades de nutrientes para hombres y mujeres, de acuerdo con las diferentes actividades físicas y el momento del día, el ciclo hormonal, los ritmos biológicos, los requerimientos de aportes nutricionales (glúcidos, lípidos, proteínas) y micro-nutricionales óptimos (vitaminas y minerales, magnesio, aminoácidos, calcio, hierro, probióticos), cuyos resultados fueron evaluados y dio lugar a este nuevo protocolo de prescripción médica denominado Rithmonutrition®, basado en los principios de la cronobiología nutricional, que garantiza la pérdida de peso eficaz y soluciona de manera integral enfermedades asociadas, mejora el funcionamiento del organismo y la calidad de vida de los pacientes, además de lograr una reeducación alimentaria a largo plazo para evitar el efecto rebote, basados en cuatro áreas de afectación micronutricional: Esfera Hepato-Digestiva, Esfera Emocional, Esfera Funcional y Esfera Hormonal.

No comments